NBA miércoles 17 de mayo de 2017

Abuso de autoridad: Imponentes Warriors castigan a desalmados Spurs

VIDEO Y ANÁLISIS. Luego de la polémica lesión del astro Kawhi Leonard, los incompletos Spurs llegaban como podían al Oracle Arena. El equipo de San Antonio tenía todas las de perder, las probabilidades casi nulas se denotaban en las casas de apuestas, pero el solo hecho de que se trate del equipo de los Spurs al mando de Gregg Popovich hacía que no se opacara el atractivo del encuentro e incluso despertaba las ganas de asombro de los fanáticos de la NBA, al mismo tiempo que estimulaba la especulación de los apostadores.

Por Juan Pintos Sumi - @elbuenJuane

A pesar de lo mencionado, el factor sorpresa en ningún momento llegó al encuentro y la lógica se impuso de la manera más cruel tras la autoritaria y arrolladora victoria de los Warriors por 136 a 100. Los de Golden State –equipo con el mejor récord de temporada en toda la liga– nuevamente hicieron una exhibición de basketball y sin mucho esfuerzo ni inconvenientes mantienen una marca perfecta de 10-0 en lo que va de los Playoffs. ¿Quién o quiénes podrán detenerlos?

48 MINUTOS ENTRE DAVID Y GOLIAT
      Embed

Patty Mills, Simmons, LaMarcus Aldridge, Pau Gasol y Danny Green formaron parte del quinteto inicial de hombres seleccionados por Pop para hacer de David. Frente a ellos la ciudad de Golden State soltaba las cadenas de su gran Goliat que rugía con la magia y precisión de Stephen Curry, la bestialidad de Draymond Green, el talento natural de Kevin Durant, la frialdad de Thompson y el juego sucio y peligroso de Zaza Pachulia.

Desde los minutos iniciales de juego, los agigantados Warriors emitían señales de que salían decididos a pisar y aplastar sin respeto a David. Los primeros 5 puntos llegaron mediante una volcada de KD y un triple de la bestia negra Draymond Green. Los Spurs salieron imprecisos con fallos de Danny Green, Pau Gasol y Aldridge, quienes no pudieron convertir en sus primeros intentos. Simmons recibió un tapón de Kevin Durant y el equipo de Texas necesitó poco más de 2 minutos de juego para abrir el marcador y otros dos para conseguir sus primeros 4 puntos.

El primer cuarto fue arrollador y terminó 33 a 16 a favor de los Dubs. Los Warriors dispararon con 60% de efectividad en tiros de campo y 66% en triples, mientras que los Spurs 23% (6/26) y 0% (0/3) respectivamente. Para el primer parcial los Warriors llevaban 11 asistencias frente a 3 de los Spurs, evidenciando que el balón se movía y distribuía mejor en el ataque local.

Los GSW habían hecho 12 puntos tras recuperación de balón mientras que los Spurs apenas 2, Stephen Curry sumó 15 puntos (un punto menos que todo el equipo de San Antonio) incluyendo 4 triples en 5 intentos, 4 rebotes, 2 asistencias y un robo en menos de 12 minutos. David se había olvidado las piedras en el hotel y Goliat golpeaba fuertemente con un matamoscas.

El segundo cuarto comenzó con el primer triple de la noche para los Spurs que vino de la mano de Danny Green asistido por Murray, luego Thompson fue tapado por Aldridge, parecía que David recobraría valor y encontraría piedras en el camino con qué atacar, pero West, Thompson y Livingston rápidamente de cuatro posesiones hicieron un parcial de 9-0. Los Warriors se escapaban en el marcador 44 a 19.

Aldridge quien debía ser la piedra más dura de San Antonio estuvo blando, Simmons con 17 puntos fue el único que cargaba y mantenía de pie a los Spurs, pero no pudo evitar la paliza anunciada de manera anticipada. Para el entretiempo el marcador se disparaba a 72 a 44, partido ya sentenciado de acuerdo al trámite de juego.

EL 2-0 INDISCUTIBLE
      Embed
Foto: EFE

La segunda mitad fue un monólogo de lo que habíamos presenciado en la primera mitad; una apabullante y dura paliza de un equipo de Golden State claramente superior que no necesitó jugar más de tres cuartos con su escuadra titular para cerrar la segunda final.

Steph Curry terminó siendo el máximo anotador del encuentro y el mejor de su equipo con 29 puntos, 7 rebotes, 7 asistencias y 3 robos en 30 minutos de juego. Kevin Durant aportó con 16 puntos, 2 rebotes, 3 asistencias y 3 robos, mientras que Draymond Green –el corazón de los Dubs– agregó 13 puntos, descolgó 9 rebotes, repartió 6 asistencias, recuperó 2 balones y propinó 2 tapones.

El escolta novato Patrick McCaw brilló como sexto hombre aprovechando la ausencia por lesión del veterano Andre Iguodala, de noche extraordinaria sumó 18 puntos anotando 6 de 8 tiros de campo, incluyendo 3 de 4 triples y 3 de 3 desde la línea de tiros libres, además de repartir 5 asistencias, 3 rebotes y 3 robos de balón.

SIN KAWHI LOS SPURS ESTÁN ACÉFALOS
En la causa perdida apenas dos jugadores fueron capaces de marcar a doble dígito; Jonathon Simmons –el único jugador consistente de la noche- y Davis Bertans, con 22 y 13 puntos respectivamente.

LaMarcus Aldrige estuvo más ausente que presente con sus flojos 8 puntos, 4 rebotes y 3 asistencias. Los Spurs terminaron el segundo juego de las finales con un impresentable 37% en tiros de campo y 34,8% en triples, con escasos e insuficientes 8 triples en comparación a los 18 de los Warriors.

Al respecto en conferencia de prensa Popovich realizó una autocrítica: "Nos merecimos que nos abofetearan porque jugamos muy mal como equipo, al margen que ya sabíamos que no tendríamos a Kawhi Leonard, lo que hicimos en el campo fue todo negativo. No se trata de hablar de estrategias ni de esquemas sobre la pizarra, simplemente los jugadores no estuvieron en el campo".

"No creo que comenzamos el partido con el convencimiento que podíamos cuando menos luchar y de ahí que desde el principio se vio la falta del espíritu de lucha que tuvimos al faltarnos intensidad, coraje y todas las cosas que se necesitan para competir. Fue decepcionante", agregó Pop.

Final del encuentro, Goliat piso y aplastó como a una cucharacha a un David sin piedras ni valor, los Warriors no jugaron basketball contra los Spurs, jugaron basketball sobre los Spurs.

La serie queda 2-0 a favor de los Golden State Warriors y se traslada al AT&T Center de San Antonio, donde quizás David se levante y pueda dar un golpe a Goliat, o quizás los Spurs se agranden y se conviertan en Goliat, solo lo sabremos el sábado por la noche en el Game 3 de las finales de la Conferencia Oeste.

¿GOLPE DE IRONÍA O KARMA?
El pívot Zaza Pachulia –centro de crítica del estratega de los Spurs y de varios seguidores de la NBA luego de la lesión de Kawhi Leonard– fue ovacionado por parte de los aficionados de los Warriors. Sin embargo, en el primer cuarto terminó lesionado al sufrir una contusión en el talón derecho, como consecuencia no pudo volver al partido después de haber jugado 6 minutos donde sumó 4 puntos y 2 asistencias.

Una lesión que se complementa a la de Andre Iguodala, quien no había jugado la segunda mitad del primer partido de las finales por molestias en la rodilla. Bajas de menor calibre en comparación a la de la superestrella Kawhi Leonard. Hasta el sábado los Spurs y los Warriors aprovecharán los cuatro días de descanso para recuperar a sus jugadores.

LA FALTA CRIMINAL: EL JUEGO SUCIO Y ANTIDEPORTIVO
Inmediatamente al finalizar el primer encuentro de las finales del Oeste, el entrenador Gregg Popovich había estallado contra Zaza Pachulia, a quien lo había acusado de una acción antinatural e intencional para lesionar de manera deliberada al jugador estrella y líder de los Spurs.

Con la palabra "jugador sucio" o "jugada sucia" aun flotando por los aires, anoche volvió a darse una acción parecida a la que terminó lesionando al alero de los Spurs, pero esta vez el protagonista fue LaMarcus Aldridge.

A falta de 3' para el descanso  –con el marcador 64 a 35 a favor de los Warriors– Kevin Durant se eleva para lanzar un triple ante la marca de Aldridge, quien adelanta su pie izquierdo con la aparente intención de que el tobillo de Durant aterrice sobre su pie. Por fortuna para los GSW, Durant no perdió el equilibrio y la jugada no pasó a mayores.
      Embed

Luego del partido KD minimizó la acción de Aldridge, pero con la polémica cargada de lesiones e intenciones en la que se está desarrollando todo, la serie desató la indignación por parte de los aficionados.