Fútbol Internacional miércoles 01 de marzo de 2017

Bayern y Gladbach pasan a las semifinales de la Copa de Alemania

El Bayern y el Borussia Mönchengladbach se clasificaron hoy a las semifinales de la Copa de Alemania al imponerse en sus partidos de cuartos al Schalke y el Hamburgo respectivamente.

El Gladbach derrotó al Hamburgo a domicilio (1-2) gracias a dos penaltis marcados por Lars Stindl y por el brasileño Raffael. El Bayern, por su parte, goleó en casa al Schalke por 3-0.

Los dos equipos se unen en las semifinales al Eintracht Fráncfort que ya anoche había salido victorioso en su visita al Arminia Bielfeld.

El cuarto finalista saldrá del partido entre el Sportfreunde Lotte y el Borussia Dortmund que había debido jugarse ayer pero tuvo que aplazarse al 14 de marzo por mal estado del campo tras una fuerte nevada.

El Bayern necesitó menos de media hora para dejar sentenciado el partido ante un Schalke que no tuvo recursos para tratar de meterse en el compromiso.

Ya en el minuto 3 Robert Lewandowski abrió el marcador a pase de Franck Ribery, que tuvo hoy una gran reaparición tras una larga lesión.

En el 16, Thiago Alcántara aumentó la cuenta de cabeza a centro de Lewandowski desde la izquierda que había recibido un pase al área de Ribery en una jugada casi calcada de la del primer gol. Y en el 29 Lewandowski repitió, con un disparo desde el borde del área tras asociarse con Ribery.

El Schalke, hasta ese momento, sólo había llegado una vez -con un remate desviado de Leo Goretzka en el minuto 18.

El Bayern tenía la pelota, la mayor parte del tiempo en la mitad del Schalke, y la hacía circular sin problemas.

El Schalke tenía además problemas para salir jugando ante la presión adelantada del Bayern. Las recuperaciones bávaras generaban de cuando en cuando situaciones comprometedoras para el Schalke.

En el 47 hubo una buena ocasión para aumentar por intermedio de Juan Bernat, que entró en la segunda parte por Mats Hummels, y en el 70 otra en los pies de Javi Martínez.

Sin embargo, en el segundo tiempo el Bayern, ya con el partido claramente definido, bajo la intensidad y le perdonó al Schalke lo que hubiera podido ser una goleada de proporciones escandalosas.EFE