Copa Libertadores miércoles 22 de febrero de 2017

Capiatá cede ante Atlético Paranaense y se despide

Una modesta propuesta del Atlético Paranaense fue suficiente para evitar que Capiatá siga haciendo historia. El Escobero desplegó su peor expresión desde que debutó en la Conmebol Libertadores y se despide sin pena ni gloria.

En el Erico Galeano, Capiatá y Atlético Paranaense animaron un partido digno de Conmebol Libertadores. Ahí el Furacao golpeó primero y el local, desconcertado desde el principio, no encontró respuesta.

EL PARTIDO. Capiatá, confiado quizás por el empate abultado en  Curitiba (3-3), ingresó al campo con un poco de exceso de confianza. Poca claridad en ofensiva y ciertas desatenciones en la defensa pronto tendrían resultado adverso.

  
A los 12' y tras un tiro de esquina a favor de la visita, Alexis González perdió la marca de Lucho González. El argentino por lo tanto ingresó solo al segundo palo y con la pierna derecha terminó por definir una pelota aérea ganada en el área chica por uno de sus compañeros.  

Baldazo de agua fría que más o menos despertaría al conjunto auriazul. En la réplica y tras la desventaja, Roberto "el Toto" Gamarra tuvo una brillante ocasión de empate pero la mandó espectacular e increíblemente por arriba del travesaño (13'). Nunca más generarían algo parecido.

Con el correr de los minutos el cuadro dirigido por Diego Gavilán comenzó a abusar de los centros, facilitando el trabajo de los zagueros brasileños que bien concentrados evitaron que prospere la propuesta local.

SEGUNDO TIEMPO. En la segunda parte la ansiedad se hizo con los futbolistas auriazules, en tanto que los pupilos de Paulo Autuori se dedicaron a defender y buscar la sorpresa por intermedio del contragolpe.

A los 70' uno veía un partido roto en la zona medular.  Las posiciones estables eran un invento y desordenado y todo el Depor la buscó, sin éxito.

Faltando poco para el final, el Escobero al todo o nada avasalló a su rival de turno cargando balones al área, ninguno con efecto positivo para variar.  

Sobre los 84' el Atlético Paranaense tuvo la más clara, pero un monumental Bernardo Medina evitó en dos oportunidades la segunda caída de su valla. Eufórico el portero se levantó y pidió gesticulando "más huevos" a su equipo.

Sin embargo no bastó y con el agudo sonido del silbato final de Néstor Pitana la historia se escribe con tinta negra para el conjunto de la ciudad de "los mitos y leyendas".

Tras la derrota de Olimpia en el Defensores, los clubes paraguayos pescarán lugar en la Copa Sudamericana por mérito deportivo.

Por su parte, Paranaense se mete al grupo de Flamengo, San Lorenzo y la Universidad Católica.  

Recaudación: 150.270.000 por 5.845 pagantes.