Cierre de Norte, un berrinche que raya la vergüenza

      norttteo.JPG

Qué berrinche se armó en las previas del superclásico con la clausura de Graderías Norte del Defensores del Chaco. Cierre innecesario.

Con la informalidad que caracteriza al fútbol paraguayo, llegó una mancha más que tuvo al limbo durante más de una semana al aficionado del fútbol que veía con qué desprolijidad trataban el caso. Que se cerraba, que no, que sí, que los ingenieros que la APF, que la Municipalidad... y todo para nada. Señores, el sector en discordia no sufría ningún peligro de derrumbe y podía ser utilizado sin problemas. ¿Entonces por qué generaron la clausura?

Lo único que dejó esta semana tan vertiginosa es la sangre a punto de estallar y a los directivos expresando al límite los sentimientos y denotó la poca visión corporativa de la Asociación Paraguaya de Fútbol que faltó tacto para comunicar la situación que se pudo manejar esta manera.

Situaciones como estas podrían generar hechos de violencia que se pueden lamentar y es aún peor viniendo de los líderes del fútbol nacional. Un llamado de atención a todos los directivos. No se pueden tomar determinaciones con tanta ligereza. Una lección que debe estar bien subrayada para no quedar en evidencia en el futuro, porque es tan lamentable que los propios ingenieros que trabajaron alguna vez en la reparación del Defensores hayan demostrado con pericias técnicas que no había necesidad de tanta aparatosidad. Es vergonzoso y solo puede pasar en Paraguay y lo que es peor en el fútbol.

Esperemos que el nuevo presidente de la APF que sea electo esta noche borre esta imagen nefasta que ensucia la solemnidad del fútbol. Las desprolijidades hay que desterrar del deporte más amado de los paraguayos y ese reto se debe tomar en serio, de lo contrario seguirán siendo la burla en el folclore matinal. En fin, fue lamentable que el Clásico no tuviera el estadio pleno.