NBA lunes 21 de mayo de 2018

Con un golpe de autoridad, los 4 fantásticos aplastan a los Rockets

Luego de que los Rockets pelearan el segundo juego como si no hubiera un mañana, empacaron los guantes y sus zurdas para intentar dar el siguiente golpe en el ring del Oracle Arena. Nadie se hubiera imaginado la menuda paliza que el equipo de Houston recibiría en el tercer combate de las finales de la Conferencia Oeste, para perder por knock-out técnico frente a unos agresivos Warriors.

Por Juan Pintos Sumi - @elbuenJuane

El primer round marcaba un duelo parejo e incierto, pero luego de la segunda mitad y para el tercer asalto, el verdadero Steph Curry aparecería en el cuadrilátero y dirigiría la paliza definitiva que haría añicos a los visitantes de Houston. Final: Rockets 85 – Warriors 126, y la serie va 2-1 a favor de los campeones defensores.

      Embed

¡QUE ALGUIEN DETENGA A LOS 4 FANTÁSTICOS! La mole Draymond Green con su piel de roca terminó con un doble-doble de 10 puntos y 17 rebotes, repito: 17 rebotes, además de 6 asistencias, 1 robo y 1 tapón.

El Sr. Fantástico Kevin Durant, elástico y de proporciones inhumanas usó su flexibilidad para anotar 25 puntos, repartir 6 asistencias y descolgar 6 rebotes.

El hombre invisible Klay Thompson hizo el trabajo silencioso generando un campo de fuerza con un efecto defensivo impenetrable, terminó con 13 puntos además de agotar cualquier intensión de ataque de sus adversarios.

Y por último, la intratable antorcha humana Steph Curry quemó las redes e incineró todo a su paso con 35 puntos y 6 rebotes en apenas 34 minutos de juego, 56.5% de tiros de campo y 5 triples para hacer cenizas de los Rockets.

SANTA PALIZA, BATMAN. Sin una diferencia considerable los Warriors iniciaban la segunda mitad del encuentro 54 a 43 arriba, la victoria aún flotaba en el aire y nada estaba definido.

Para entonces, si el equipo de Houston no despertaba pronto el partido se sentenciaba. James Harden y Chris Paul debían aparecer, pero no eran los únicos ausentes, hasta ese momento Steph Curry terminaba las primeras dos finales con un combinado pésimo de 2 triples de 13 intentos y la primera mitad del tercer juego con 1 de 7 en triples y apenas 9 puntos. El juego no había empezado nada bien para él y ante su ausencia la Bahía de San Francisco se volvía fría y oscura como la Ciudad Gótica. Necesitaban a su héroe, el chico maravilla.

Desde el inicio del tercer cuarto en el tablero luminoso del Oracle Arena se encendió la "Curry-señal", pronto el chico se puso el antifaz y la capa para aparecer en la pista y asechar al mal de la oscuridad y salvar a su ciudad de las tinieblas. ¡POW! ¡KAPOW! ¡BAAM! Una bandeja por aquí, una flotadora por acá, un triple por allá, complementado a Kevin Durant el dúo dinámico en menos de 2' logró un run de 10-0 para extender la ventaja y hacer vibrar de euforia a todos en Oakland, ¡Su héroe nuevamente estaba allí para salvar la noche!
      Embed
Foto: NBA

DÚO DINÁMICO. Ante la avalancha tropical que se les venía encima en la bahía, los Rockets reaccionaban tímidamente desde la defensa. Curry y Durant se volvieron incontenibles y se combinaron en un tercer cuarto perfecto, literalmente perfecto quemando las redes sin fallos, con un 8 de 8 mientras que el resto de los Warriors sumaban 2 puntos en todo el 3Q. Curry terminaba con 18 puntos el parcial y dejaba las cosas 88 a 67 a favor, sentenciando el partido.

El chico maravilla hacía su show y luego de encestar un triple desde la azotea apuntaba al parqué sagrado que lo vio crecer mientras gritaba: "¡This is my f*cking house! (Ésta es mi maldita casa)" advirtiendo que la ciudad se encontraba custodiada bajo la protección de su capa.

El último cuarto transcurrió al mismo ritmo y a falta de 5 minutos el equipo visitante tiraba la toalla blanca en señal de rendición. La segunda unidad de cada equipo rellenaron los minutos muertos que decantarían en una nueva victoria de los GSW para volar la serie 2 a 1.

Chris Paul + Harden = 12 de 32 (37.5% en tiros de campo), 33 puntos. Durant + Curry = 22 de 42 (52.4% en tiros de campo), 60 puntos.

Sin capa, Stephen Curry en la primera mitad: 9 puntos, 3 de 11 en tiros de campo y 1 de 7 en triples. Con capa, Stephen Curry en la segunda mitad: 26 puntos, 10 de 12 en tiros de campo y 4 de 5 en triples. Si alguna vez has visto algún jugador así, por favor llamen y notifiquen. Curry no es ni mejor ni peor que otros, es simplemente: único. Na-na-na-na-na na-na-ná Curry.

LOS RECORDS ROTOS. Strenght in numbers (La fuerza en los números) es la frase de lucha que los Warriors tomaron para los Playoffs y lo llevan desde el 2015. Y no solo responde a un simple slogan pensado desde el marketing, responde a la grandeza medible de un equipo ancho y profundo, destrozadores de récords mediante la creación de un ecosistema colectivo, solidario y funcional.

Desde entonces el equipo ha logrado 2 campeonatos en los últimos 3 años, logrando romper récords colectivos e individuales. La noche de ayer no fue la excepción:
Kevin Durant logró su partido de Playoffs #90 con 25 puntos o más, los otros jugadores que han alcanzado esa cifra desde 1964 son LeBron James, Kareem Abdul-Jabbar, Kobe Bryant, Shaquille O'neal y Michael Jordan. (Qué lista eh!)

Draymond Green alcanzó su sexto juego de Playoffs con más de 15 rebotes, igualando el total de lo que han logrado Zach Randolph y Marc Gasol durante toda su carrera. Conjuntamente, Green logró su partido de Playoff #22 con +10pts, 10+ reb y 5+ asistencias. Desde el 2000, solo por debajo de LeBron James, Tim Duncan y Kevin Garnet.

Steph Curry con 5 minutos menos de juego en el tercer partido logró 35 puntos, un punto más que la combinación de sus primeros dos juegos. Además, con eso obtuvo su 28° juego de playoffs sumando 30 puntos o más, igualando el total logrado por el mítico Charles Barkley durante toda su carrera. Es la cuarta vez que logra 35 puntos o más en 35', es el jugador que más veces lo ha conseguido, superando el record de Shaquille O'neal, que lo había logrado en tres ocasiones.

Con una diferencia de nada más y nada menos que de 41 puntos, los Warriors lograron el margen de ventaja más amplio en Playoffs  de toda la historia de su franquicia, el récord anterior con 39 puntos de diferencia se había mantenido desde el 04 de junio de 1948 hasta la noche de ayer.

Igualmente, con el mismo resultado lograron la mayor diferencia dentro de las eliminatorias de esta temporada. Durante la temporada regular, los Warriors se convirtieron en el equipo con mayor eficiencia en tiros de toda la historia de la NBA.

Es un equipo solo igualable en una consola de Play Station, con la victoria de ayer los Warriors en Playoffs obtienen su décimo sexta victoria seguida en condición de local, superando el récord absoluto de 15, establecido por los Bulls de Jordan, Pippen y Rodman logrado entre el 20 abril de 1990 y el 21 de mayo de 1991.

¡Ohh! ¿Y ahora quien podrá defender a los Rockets?


¿Qué te pareció la noticia?
0