Decepción total

El comienzo del año fue malo para Paraguay. La pobrísima campaña de la Sub 20 en Uruguay generó un enorme daño que debe merecer una profunda reflexión y no dejar pasar por alto tan elocuente papelón. Los discursos no vienen al caso como tampoco aquellas famosas promesas en la previa al compromiso. No se debe subestimar a la afición ni crear fricción cuando no hay respuesta, por eso, caló hondo la ausencia en el próximo Mundial de la categoría.

Está bien que haya motivación, que la confianza se instale y que los jugadores se prodiguen por ellos y por el equipo. Sin embargo, en contrapartida, cuando uno observa en el campo desorden y tanta desorientación no es otra cosa que la muestra de incapacidad que supera a los deseos expuestos antes del viaje y ya en plena competencia.

A Genes se le fue la mano y sus equivocaciones fueron reiterativas, es el principal responsable de este fracaso que arrancó tímidamente por aquel 4-2 ante Bolivia y que desembocó en una triste despedida.

¡Cuántos sueños se truncaron! Hasta perdió valor el futbolista paraguayo o acaso los clubes no están deseosos de que sus jóvenes cumplan una gran actuación, es un capital que tiene peso económico y que en la cancha dejó un saldo negativo.

El presidente de la Asociación, Alejandro Domínguez, tiene la obligación de reivindicar el rumbo y para ello deberá tomar conciencia plena de esta frustración, por eso nos preocupa lo que viene. El Sudamericano Sub 17 que se disputará en nuestro país por tercera vez (1991 y 1997) contará con el mando de Carlos Jara Saguier, el técnico que condujo a la Albirroja a la medalla de plata en Atenas en 2004. En cuanto a los escenarios son Libertad, Luqueño y Capiatá.

Paraguay integra el grupo con Brasil, Colombia, Perú y Venezuela y su debut será frente a la Vinotinto el 4 de marzo en Luque. El otro combo está conformado por Argentina, Uruguay, Chile, Ecuador y Bolivia. Todas las representaciones dispuestas a cumplir una decorosa actuación y que para nuestro país significa una ventana abierta por las transmisiones televisivas.

Brasil, el más ganador

Los chicos brasileños lograron diez títulos, sacando amplia ventaja sobre el resto. Argentina se ubica con tres cetros, mientras que Colombia y Bolivia alcanzaron un campeonato. El resto nada. Paraguay llegó a lo más alto en Uruguay en 1999, donde terminó segundo y tres años después se ubicó tercero en Perú. Para hacer un poco de historia, el primer sudamericano se disputó en Argentina en 1985, siendo el local el vencedor.

La verdeamarella cuenta con dos tetracampeonatos desde 1995 a 2001 y de 2005 a 2011. Si fuera por esta muestra, que no se dude que Brasil es un gran candidato. El próximo evento es en Colombia y del torneo a disputarse en Paraguay saltarán cuatro al Mundial de Chile, que tendrá vigencia a partir del 17 de octubre al 8 de noviembre.

La revancha

Este miércoles en el Defensores, Cerro Porteño recibirá a Táchira en procura de su clasificación. El encuentro de ida, por el gol de visitante, tiene un gran valor. Esto podría determinar el futuro, partiendo que con el 1-0 es suficiente. De todas maneras, Astrada debe tomar precaución y evitar la sorpresa. En la Copa nada es sencillo y Cerro lo sabe muy bien por las decepciones sufridas en casa y en especial contra equipos desconocidos; Garcilaso es un jemplo que le costó el puesto al propio Fossati, técnico que venía de una muy buena actuación en la Sudamericana. De nada valió.

Tres en casa

Si Cerro pasa, enfrentará a Racing y Óscar Romero en Sajonia el 17 de febrero. Esta sería la gran atracción en cartelera. El mediocampista lidiando ante su ex equipo en su debut con el monarca argentino, todo muy emotivo para el jugador y el público azulgrana.

Al otro día Guaraní ante Cristal en cancha a definir y el 19 Libertad en Tuyucuá con el Nacional colombiano, que incorporó a los delanteros Zeballos y Velázquez. Falta uno más en esta llave que saldrá de Independiente del Valle y Estudiantes, partido de ida 1-0 para el equipo ecuatoriano. Si supera el cuadro argentino este marcador adverso se conformará un cuarteto sumamente pesado.