Reportajes Especiales martes 05 de abril de 2016

Derlis Ayala vuela hacia su máximo sueño: Los JJ.OO

VIDEO. De una infancia difícil se abrió camino corriendo. Este domingo 10 de abril buscará su lugar en la historia de los JJ.OO. Esta es la historia de Derlis Ayala.

Por Amilcar Noguera - @ cuatrocientero

  

"Cuando uno sueña y las cosas van llegando...  Cuando empecé en el atletismo, solo quería ir a conocer Asunción y hoy ya pasé barreras que fueron de gran enseñanza para mí. Hay que soñar e ir detrás de cada sueño", escribía hace un mes Derlis Ramón Ayala Sánchez, el joven atleta que este domingo buscará la marca olímpica en la maratón de Rotterdam, Holanda.

Se estuvo preparando por más de cuatro meses y más de 60 días, entrenando a 2.800 metros sobre el nivel del mar, en las montañas de Paipa, Colombia. Todo para lograr el sueño de la clasificación olímpica. Le contó su historia de vida al diario Última Hora y D10.

Todo comenzó en el 2002, en su natal Ciudad del Este, cuando se anotó en una carrera de calle para niños. "Me acuerdo, que la primera vez que corrí tenía como 10 años y mi tío me dijo que me daría para mi pasaje para ir a visitar a mi abuelo. Yo gané la carrera y así empecé", recordó con sonrisa Derlis.

Pero la cosa no quedó ahí. Con el ímpetu de un niño rebelde lo llevaron a un selectivo atletismo que se realizó en el club Área Cuatro. El premio era para el que ganaba un lugar para participar en una competencia en Asunción.

Así empezó, Derlis solo "quería ir a Asunción" y ganó aquella carrera que marcaría su vida, no solo en el deporte, sino que no solo le hizo conocer la capital, sino trascendió los océanos y conquistó medallas en Sudamericanos y Panamericanos, siendo juvenil, conquistó más de 10 récords nacionales y ahora enfrenta su mayor sueño: Los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro y nada menos que en la prueba cumbre del atletismo, la maratón.

Su transitar no ha sido fácil en el mundo del atletismo, su talento inmaculado no fue suficiente para lograr el éxito, pues tuvo que batallar en Asunción con la dura realidad un deporte abatido de carencias por falta de oportunidades y de apoyo.

      este2.jpg

Innumerables fueron las ocasiones en que quiso tirar todo, mudándose de casa en casa, comiendo lo que podía, vendiendo inclusive su ropa deportiva para sobrevivir en la vida de un atleta.

Pero también es cierto, que Ayala no encontró la madurez tan rápido, como todo joven fue muy inestable en sus entrenamientos y que repercutió en su vida. "No llegaba a completar una semana de plan de entrenamiento", decía en una ocasión cuando lo entrevistamos.

La situación nunca fue fácil.

  

Su infancia, recuerda que transcurrió en las casas de sus tías Susy, Nancy, Hilda, Antonia y Eva. Al igual que su abuelo. "Mi papá volvió a hacer otra familia", comenta. Derlis no tuvo la suerte de conocer a su madre. "Lamentablemente no la conocí, no sé ni cómo se llama, ni si vive", asienta con un poco de tristeza y se queda callado. "En fin. Mi familia son mis tías, mi abuelo y todas las familias que me dieron la mano en esta vida", asintió.

SU MAYOR RETO. En noviembre pasado Derlis corrió su primera maratón (42.195m) y se quedó a tan solo 40 segundos de la marca mínima (2h19m00s) para Rio 2016. Fue en Valencia, España, donde realizó un tiempo de 2h19m40s.

      Embed

Desde allí fueron meses de entrenamientos que no tuvo pausa ni siquiera para las fiestas de fin de año. "Fueron los meses más duros en todos los sentidos, tanto en lo físico, como en lo emocional, porque al finalizar la Maratón de Valencia (noviembre 2015) pensaba pasar las fiestas con mi familia para despejar la mente, pero tal cosa no sucedió, porque mi entrenador (Ricardo D'Angelo) quería que esté en Brasil (Sao Paulo) desde fines de noviembre... y así estoy, trabajando duro desde aquel momento", confesó el atleta de Paraguay Marathon Club.

"Sin dudas el trabajo ya está hecho, solo queda afinar algunos detalles. Todo tiene que valer la pena el próximo 10 de abril, todos estos días duros serán los recuerdos que usaré en esos momentos difíciles", subrayó el atleta de 26 años.

AGRADECE. "Este es el momento en el que quiero agradecer a todos los que en mi vida me han tendido la mano. No me olvido de mi primer entrenador Francisco "Pingui" Figueredo, a los que me abrieron las puertas de su casa. A la familia López que siempre me recibieron bien –ellos me hicieron estudiar-, Don Alberto Villalba y a mi mamá adoptiva Myrta Doldán, porque realmente ella me abrió las puertas de su casa y de Paraguay Marathon Club. Gracias al Comité Olímpico Paraguayo, a New Balance que apostó en mí y a la SND que empezó a creer en mí", agradeció Derlis.

Derlis ya se encuentra en Holanda, desde este martes, acompañado por un directivo de la Federación Paraguaya de Atletismo, Marcelo Ithurralde, quien lo ayudará con todos los detalles que se presenten para la competición. Solo resta esperar la carrera y para engrosar su historia.

      Embed


  
   


¿Qué te pareció la noticia?
0