Reportajes Especiales martes 20 de enero de 2015

Día histórico para el Santo: los trofeos volvieron a casa

No hay sanlorenzano que no haya escuchado la queja y el reclamo por las copas "que faltaban" en la vitrina del Rayadito. La historia, bastante difundida, es que tras la salida de la institución, los Ferrás, "se habían apropiado de algunos trofeos", sin embargo este martes se escribieron los últimos párrafos de esta novela.

Por Rodolfo Areco -  @RodyAreco

El Sportivo San Lorenzo había tenido el infortunio de perder la categoría en el año 2003 y seguir en  caída libre hasta la Primera B (tercera categoría de Paraguay), como consecuencia de la gestión de los Ferrás (Luis y Osvaldo).  

En el 2005, un grupo de fanáticos comenzó a movilizarse para tratar de sacar de la presidencia a los Ferrás, quienes ya rozaban la década en el club y se habían aferrado al cargo pese a las "denuncias mediáticas" contra la administración en la institución.  

El movimiento "Recuperación Rayadito" fue el que tras intensas gestiones, lobby en el parlamento y gracias a la intervención de la Secretaría Nacional de Deportes, logró hacer una asamblea extraordinaria para sacar "a la fuerza" a los hermanos, iniciando el largo proceso para sanear las arcas del club y volver a poner al Rayadito en su sitial.  

La historia cuenta que aparte de las cuestiones administrativas y económicas denunciadas por los protagonistas, hasta los trofeos habían desaparecido de la institución. Es que durante la gestión de los Ferrás, la sede de la secretaría, los documentos y todo lo que tenía el club fue a parar a casa de Osvaldo.  "Si tenían posibilidad, hasta los arcos hubiesen llevado", es una frase comúnmente escuchada pronunciada por los hinchas del Rayadito.  

Prácticamente en cada encuentro deportivo, entre los fanáticos uno podía escuchar las quejas y los comentarios como: "Ni las copas quedaron", "Se llevaron hasta las copas", "por los menos las copas hubiesen dejado" y otras variaciones.  

Sin embargo, casi 11 años después  de su salida y con un Rayadito de vuelta en Primera División, el mismo Osvaldo Ferrás decidió poner final, a tal vez una de las historias más pintorescas que se pueden escuchar.  

Este martes, los más de 60 trofeos que habían ido a parar a otros lugares, muchos de ellos verdaderas reliquias, volvieron al club para "brillar" con todo su esplendor. Entre las copas se encuentran títulos históricos como el de 1936/1937, 1940 y otros más recientes como el de 1984/87.  

Con la devolución de estos títulos se cierra un triste pasado para el Rayadito, aquel que marca varios años de oscuridad y dolor. Fue el punto final para ese párrafo, que también señala el inicio de otra historia, la que empieza en esta temporada 2015, donde el Sportivo San Lorenzo luchará por mantenerse y ser un gran protagonista.