Dakar domingo 17 de enero de 2016

El Dakar deja Sudamérica con la promesa de volver con propuesta renovada

Después de superar una edición 2016 que tuvo varios problemas organizativos con la deserción de último momento de Perú y la confección en apenas un mes y medio de un nuevo trazado, la caravana del Dakar abandonará hoy Sudamérica con la promesa de regresar con una propuesta remozada y revitalizadora para 2017.

La baja por primera vez de la cantidad de inscritos, los problemas para definir un recorrido que tuvo poco de novedoso, los inconvenientes climáticos con el fenómeno 'El Niño' y los recortes de etapas que derivaron en reducir cerca del 80% los especiales cronometrados en las cuatro categorías son algunas de las cuestiones que Etienne Lavigne se lleva en su cuenta del debe.

La revisión de los requisitos para competir en el Dakar, tras el accidente del Mini conducido por la china Guo Meiling en el prólogo de Arrecifes, el control de la euforia del público sudamericano a lo largo del recorrido para evitar accidentes y las protestas de ecologistas también figuran en los puntos a tener en cuenta por parte de la organizadora ASO para el regreso el año próximo.

Del otro lado de la balanza, en el haber este Dakar arrojó la irrupción de una nueva camada de pilotos en motos que tuvo como mayor exponente al vencedor Toby Price (KTM), el salto de calidad de Peugeot que le permitió a Stephane Peterhansel conquistar su duodécima corona y agigantar su mito y la ratificación de que el público argentino y boliviano mantiene viva la devoción por el Dakar.

A nivel deportivo, de los 347 vehículos que superaron las evaluaciones técnicas y administrativas arribaron a meta en Rosario 214, lo que implica un 61,6% de participantes que cumplieron las 13 etapas.

En el desglose, entre las motos, lideradas por la KTM del australiano Toby Price, fueron 84 las que se subieron al podio en el Monumento a la Bandera rosarino de las 136 que partieron el 2 de enero del predio de Tecnópolis, en Buenos Aires.

En coches, el total de vehículos que recibieron el pistoletazo de salida fueron 111, mientras que tan sólo 66 cruzaron la línea final con el francés Stephane Peterhansel y su DKR2008 Peugeot a la cabeza.

En su regreso al Dakar, los hermanos argentinos Marcos y Alejandro Patronelli, a bordo de sus Yamaha, lideraron los 23 quads que completaron un recorrido que habían iniciado 45.

En camiones, en tanto, el holandés Gerard De Rooy sumó su segundo título entre los 41 camiones que arribaron a meta de los 55 que comenzaron la travesía.

De los cerca de 9.600 kilómetros de travesía desde la salida de Buenos Aires hasta la llegada a Rosario, más de 4.500 estaban previstos como cronometrados.

Sin embargo, los recortes por cuestiones climáticas y la precaución por la salud de los pilotos por altura y altas temperaturas redujeron en poco más de un 80% este total.

En motos, por ejemplo, fueron 4.065 del total de 4.684 kilómetros los que se recorrieron en especial, mientras que en coches, se tomaron en cuenta 4.045 del pautado de 4.775 kilómetros cronometrados.

A futuro, el francés Etienne Lavigne confirmó que, al menos en 2017, la prueba motor más exigente del mundo permanecerá en Sudamérica.

Por lo tanto el desafío es ahora lograr un recorrido que multiplique los desafíos, refresque el espíritu Dakar y redoble la apuesta novedosa para los pilotos de las cuatro categorías.

El primer esbozo, teniendo en cuenta las condiciones políticas, económicas y sociales de la región comprende el 'formato de herradura' con la participación de los cinco países del Mercosur: Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Paraguay y Uruguay.

Para seducir al regreso chileno luego de la ausencia en este 2016, la organización le ofreció tener por primera vez la partida desde la ciudad de Valparaíso, en unas negociaciones que están avanzadas.

Argentina, con su cambio de gobierno y la asunción de Mauricio Macri, ratificaría su presencia como en todas las ediciones sudamericanas del Dakar, pero con una menor inversión y participación en el trazado.

Bolivia, luego de completar este año el paso de toda la caravana del Dakar por su territorio con tres días de competencia y los camiones en su trazado, apuesta a sumar más ciudades al desafío Dakar que la siempre exigente Uyuni.

Las autoridades de Uruguay y Paraguay estuvieron presentes ayer en el podio de Rosario para tener una visión global de la organización de esta competencia.

Paraguay tendría, en el boceto inicial, dos etapas en su territorio luego de sus experiencias en el Dakar Series del Desafío Guaraní, mientras que para Uruguay estaría reservada la meta en la ciudad de Punta del Este.

Con Brasil, en tanto, las negociaciones continúan pese a la reticencia de algunos sectores del gobierno liderado por Dilma Rousseff para tener o bien un largo enlace o una etapa en el sur del país.

Este Dakar con acento del 'Mercosur' repartiría en cinco países las inversiones, aportaría el factor novedoso al trazado, incluiría dos nuevos países a la larga lista de 28 que tuvieron alguna vez la caravana del Dakar en su territorio y le devolvería el alma sudamericana a la competencia con el desierto de Atacama chileno.

Con la partida del barco esta noche desde el puerto bonaerense de Campana hacia el francés de Le Havre, la legendaria caravana del Dakar le pone punto final a su octavo periplo por Sudamérica, a la que planea regresar en 2017 con nuevos desafíos y una propuesta innovadora. EFE
ETIQUETAS

¿Qué te pareció la noticia?
0