Guaraní lunes 12 de diciembre de 2016

El festejo rebosó de algarabía y promesa de peregrinación

Inmediatamente llegados después del partido de la ciudad de Luque, jugadores, directivos y familiares allegados al club festejaron el logro número once del Legendario en el Paulista Gril.

El primero en arribar al sitio fue Hernán Rodrigo López, quien accedió al abrazo de todos los aficionados y amigos quienes lo recibieron con el grito de campeón.

Luego llegó el capitán Julio Cáceres con sus familiares, que también fue ovacionado; el entrenador, Daniel Garnero, en tanto, anunció que cumplirá la promesa de peregrinar hasta Caacupé.

LA FIESTA. La fiesta estuvo colmada de alegría, gritos de ¡Dale campeón, dale campeón!, mientras los jugadores y cuerpo técnico bailaban.

La fiesta fue amenizada por una banda de música, donde más de uno alzó la voz para cantar en coro la música del Legendario. La cena no podía ser de otra manera que con rondas interminables de asado que los mozos sirvieron hasta el hartazgo.

El festejo se prolongó hasta un poco más de la medianoche, con unos oradores improvisados quienes dieron las gracias. La fiesta final será el domingo, ante Olimpia, cuando le entreguen la Copa del torneo Clausura.