Fútbol Internacional domingo 11 de junio de 2017

El fútbol mexicano se une para ayudar a jugador que lucha contra el cáncer

Un mensaje en redes sociales del equipo Murciélagos de Los Mochis, de la Liga de Ascenso de México, fue el detonante para despertar el lado humano y la solidaridad de varios sectores del fútbol mexicano que este sábado se unió para ayudar a un jugador que lucha contra el cáncer.

"Se busca club de Liga MX para un partido en Los Mochis a beneficio de Ezequiel Orozco en su batalla contra el cáncer. #FuerzaCheque", escribió el equipo en Twitter el viernes por la noche y este sábado al mediodía llegó la respuesta y más mensajes de ayuda.

El equipo que respondió al llamado fue el América, que dirige el mexicano Miguel Herrera. "Nosotros nos apuntamos", respondió el equipo y pidió definir la fecha y el horario del partido.

Tras ese mensaje, el medio futbolístico mexicano se volcó en muestras de apoyo que llegaron hasta los seleccionados mexicanos que este domingo cumplirá un partido de la eliminatoria de la Concacaf ante Estados Unidos y posteriormente viajarán a Rusia para participar en la Copa Confederaciones.

Balones, tachones, guantes de portero, camisetas de distintos jugadores, entre ellas la del delantero francés André Pierre Gignac, el jugador estelar de la Liga MX, fueron ofrecidas por decenas de compañeros y colegas para ser subastadas y así generar recursos para el tratamiento de Orozco.

Además, prácticamente los 18 equipos de la Primera División y de la Liga de Ascenso se manifestaron con mensajes de apoyo al igual que exjugadores, quienes se ofrecieron a integrar un equipo para darle forma a otro partido, y hasta comentaristas de televisión formaron parte de la repentina campaña.

Un día antes, el jueves, en el Régimen de Transferencias de su categoría, su equipo anunció que "en apoyo a su delicado estado de salud, Murciélagos extiende el contrato a Ezequiel Orozco", otros gesto del equipo para el jugador, su familia y el equipo.

En noviembre pasado, el delantero se retiró del fútbol de manera obligada en un partido en el que intervino apenas unos segundos al darle dos toques al balón y luego se fue a enfrentar a un implacable rival: un cáncer de pulmón.

En aquella ocasión, Orozco, de 27 años, se vio débil y a punto de caer al césped luego de golpear el balón por lo que fue ayudado por sus compañeros. Fue la impactante despedida de 'Cheque' de su club y del fútbol.

Tras su segundo y último toque de balón, los jugadores de ambos equipos se mezclaron para formar un pasillo en la mitad de la cancha por el que pasó Orozco mientras le aplaudían y le gritaban frases de apoyo, un gesto que también se escuchó desde las tribunas.

En una foto de Orozco, el club explicó como se utilizarían los potenciales recursos que se pudieran obtener del partido y escribió un mensaje final: "¡Que el fútbol mexicano golee al cáncer!". EFE

¿Qué te pareció la noticia?
0