Torneo Clausura 2015 sábado 25 de julio de 2015

El juvenil Ronaldo Martínez salva al campeón en Itauguá

Cerro Porteño sufrió en Itauguá para rescatar una igualdad agónica frente a San Lorenzo por la cuarta fecha del campeonato Clausura. El juvenil Ronaldo Martínez marcó el tanto del empate.

Cerro Porteño rescató un punto en Itauguá en un partido crítico del conjunto azulgrana que pagó caró el error defensivo de Bruno Valdez, después salvado a pocos minutos del final por el juvenil Ronaldo Martínez. Gerardo Arévalos había adelantado al Santo, que estuvo muy cerca de lograr un gran triunfo.

EL PARTIDO. San Lorenzo preocupó solamente en el inicio a Cerro Porteño, con remates de Ruiz Peralta y Ángel Martínez, solucionados de buena manera por el portero Cristian Álvarez, hasta que Cecilio perforó el comienzo cautelar y torturó a la defensa con su acostumbrada velocidad y atrevimiento.

Con un Jonathan Fabbro poco asociativo, y con Sergio Díaz, intermitente, el equipo de Roberto Torres comenzó en desventaja, pudo emparejarlo al cierre del primer cuarto y con el correr de los minutos impuso el control absoluto con el que obligó al Rayadito a aguantar el partido muy cerca de las cuerdas.

A los 16', Cecilio Domínguez ejecutó a las manos de Víctor López una habilitación de Rodrigo Rojas, y seis minutos después Sergio Díaz, ya más involucrado saliendo desde la banda derecha, definió muy suave y dio la opción del despeje a Álex Garcete cuando el portero ya quedaba fuera de acción.

El temporal se prolongó el resto el primer tiempo, aunque a los 35', el Santo capeó lo más duro cuando el arco de López se mantuvo indemne tras un gran tiro libre de Fabbro y una serie de insinuaciones no rematadas por Díaz ni por Bruno Valdez.

Cerro amarró la pelota en el medio, intentó también de larga distancia con Blas Cáceres, y de cabeza con Cecilio, pero no pudo dar con la puntería. El descanso se fue con un 0-0 frustrante para el Ciclón, que dejó conforme a los de Marecos, que muy temprano dedicaron su tarea solo a la obstrucción.

Los primeros minutos de la segunda fracción copió en parte el scrit de la primera etapa y encontró al equipo local con opciones importantes en zona de ejecución. El Azulgrana necesitó esos tres toques de alerta para reaccionar y volver a asomarse en terreno contrario.

El equipo del Tiburón jugó apurado el complemento y Alexis González pagó su mal partido, deficiente tanto en la marca como en la distribución. Torres apostó por la dinámica y lucidez de Miguel Almirón para intentar dañar a un Santo que jugó al contragolpe.

Y esa posibilidad llegó a los 66 minutos cuando Gerardo Arévalos, recién ingresado en lugar de Richard Estigarribia, burló la confianza desmedida de Bruno Valdez y después sacó rédito de su gran pegada para ajusticiar a Cristian Álvarez y gritar el primero en el Juan Canuto Pettengill.

Tras la desventaja, Torres cambió a Sergio Díaz por David Mendieta, un cambio que al principio costó entender, pero minutos después, el Tiburón ordenó el equipo con la salida de Jorge Balbuena y encomendó el empate al juvenil Ronaldo Martínez.

No obstante, el Ciclón mostró pocos argumentos en la zona ofensiva en donde extrañó demasiado a los delanteros con mejor experiencia y oficio como lo son José Ortigoza y Guillermo Beltrán, desersiones de gran calado en el conjunto campeón del torneo Apertura.

En los últimos minutos, Cerro totalmente confundido apeló a su amor propio, y eso le bastó, combinado por el error del portero, para lograr el empate cuando se jugaba 87 minutos en Itauguá por intermedio del juvenil Ronaldo Martínez. Después el Ciclón siguió martillando, aunque ya no creó una chance para conseguir el premio mayor y tuvo que absorver un mal trago en Itauguá.