"El Pelota Jára"

      Embed

Se reúnen 10 amigos para jugar un domingo de tarde en el patio de Martín, pero el primer juego se demora en arrancar en la hora marcada porque "Jorge", el pelota Jára (Dueño de la pelota), aún no llega.

Mientras se produce la espera, se forman los equipos y Jorge, por llegar tarde, se pierde el primer duelo y tiene que esperar su turno para jugar.

Termina el primer choque y le toca ingresar a Jorge, en la primera jugada recibe una dura patada del contario y amenaza con dejar el partido. En la siguiente otra acción descalificadora y para colmo pierde el partido 5-1, el pelota jára se molesta, toma su balón y se retira.

El resto se queda pensando en qué hacer, mientras Martín, dueño de casa, busca entre sus juguetes alguna pelota para poder completar el partido antes que el "Astro Rey" termine por ocultarse y se escuche el aire el grito de las madres llamando a sus hijos.

Martín encuentra un balón y se disputa apresurado el tercer juego, pero el ambiente caldeado desemboca en una pequeña escaramuza que el dueño de casa resuelve con la expulsión a los alborotadores y se termina la diversión.

Cualquier parecido con la realidad que vive el fútbol paraguayo es pura coincidencia. Tanta, que los "pelota jára" con sus quejas, mezquindades y decisiones le están quitando la parte divertida al deporte.

El fútbol paraguayo, por más que sea competitivo y existan varios equipos luchando por la gloria, no tiene color, ni sabor, al menos para mi gusto. Esperemos que con la llegada del nuevo gobierno en la APF, el próximo 25 de abril, se puedan limar asperezas  por el bien del balompié nacional.