El verdadero hincha no anda en barra

No hay peor  ciego que el que no quiere ver, o quien regala entradas de favor y luego se hace el desentendido.

No creo, o capaz sí, que Marco Trovato o Juan José Zapag, por citar dos ejemplos nada más, no sepan que todavía salen las entradas de favor para los hinchas, todavía se les alquila ómnibus para que estos mal llamados hinchas vayan a las canchas sembrando miedo y repartiendo violencia a su paso.

Es que alguno autoriza, de algún lado de la dirigencia sale, porque no me salgan con aquello que  estos pendejos que no pasan más  de los 18, y algunos menores de 13 años, se paguen el alquiler del bus que los lleva a la cancha, si ni siquieran tienen para medio pasaje, y si no tienen para el traslado, como tendrán para pagar su entrada a graderías, que oscila los G. 30.000.

  O los dirigentes de clubes que tienen a los mal llamados hinchas organizados creen que la sociedad es ingenua. Bien por el primer mandatario de la nación, llamó a los dos grandes a apretarles literalmente...

A decirles, "señores o lo paran ustedes o cerramos los estadios y se acabó la fiesta".

Seguimos sosteniendo desde estas líneas, desde hace años, siguiendo acaso lo que otros iniciaron, que no se necesita organizarse en barras para ir a alentar a tu equipo de turno. Capaz entre tres o cuatro amigos, pero barra de amigos, no barras de delincuentes que tienen cautiva a la ciudadanía toda, que en horas  que estos delincuentes están en circulación se encierran en sus casas resguardando "su vida".

Sí, la vida está en juego cuando estos niños buenos, transitan por las calles de la madre de ciudades y sus alrededores.

Me tocó en suerte el día del clásico pasar frente a uno de los clubes, tres buses repletos de hinchas saliendo de la entidad, escoltados por una centena motorizada, armados hasta los dientes todos, que no tienen dramas de blandir armas a su paso, dirigiendo el tránsito como amos y señores de las rutas. Seguro usted también los vio alguna de estas tardes de fin de semana.

El día que terminen los sponsores de estos asesinos en potencia, habremos dado un gran paso.