¿Existe el mesías del fútbol?

Estamos aguardando con una tremenda, casi desmedida expectativa la contratación del próximo técnico de la Selección Absoluta.

Existe un amplio debate de nombres, de características y qué perfil debería tener el elegido.

Muchos señalan que tiene que venir alguien precedido por buenos antecedentes deportivos y otros directamente tienen como parámetro el valor económico. Cuanto más caro, supuestamente sería el mejor y, por ende, la solución a nuestros males futbolísticos.

Cuán errados podríamos estar si pensamos que un solo ser, de carne y hueso, podría reencauzar y representar la salvación de nuestro fútbol.

El pueblo hebreo contaba con la promesa de que tendrían un mesías. Ellos se imaginaron que sería alguien que utilizaría el poder para pelear por ellos y vencer a sus muchos enemigos, a sus opresores. Grande fue la decepción de muchos, porque este Mesías murió crucificado y dejó un legado: la salvación, pero que debía ser activada por cada uno, en un ejercicio de fe.

Esperamos al nuevo técnico, como muchos aguardan las elecciones de abril, esperanzados en que el nuevo presidente de la República sea la solución a todas nuestras necesidades y la realidad es que la salvación, el cambio en nuestras vidas está en cada uno de nosotros. En el fútbol, esto incluye a periodistas deportivos (que debemos dejar de lado los comentarios acomodados, aduladores y que necesitamos generar críticas constructivas), hinchas (tendrían que aprender a jugar partidos de locales) a futbolistas, entrenadores, coordinadores, directivos, etcétera.

El mejoramiento de nuestro fútbol está en los detalles que todavía subestimamos. Ejemplos: Los partidos que se juegan en horarios inhumanos y en algunos casos en canchas sin ambulancias. En partidos inconclusos por falta de un generador de energía eléctrica o combustibles. En las programaciones de los partidos, en las caprichosas postergaciones.

En las declaraciones cínicas y tendenciosas de directivos, que tratan de justificar la inoperancia de sus equipos, que no pueden ganar un partido ante un rival que jugó con uno menos desde los 10' y ni siquiera pudo marcar un solo gol y terminan atacando cruelmente a los árbitros. En el padrinazgo de chicos en las Formativas de parte de directivos o empresarios. En la obligación de capacitar permanentemente a todos los profesionales que rodean a los planteles.

Valoro el deseo de traer a alguien con muchos pergaminos, pero no sea que este venga con un software (programa ) muy avanzado y se encuentre con una PC obsoleta, lenta y que la memoria RAM no responda y nos quedemos colgados.

Carlos Torres, para la gran mayoría de los futboleros, era el salvador del arbitraje y tampoco pudo influenciar mucho hasta ahora. Al menos, el cambio no es tangible.

Al nuevo DT, su antecesor le dejó un grupo de jugadores que causaron buenas sensaciones, que ganaron en Argentina, Chile y Colombia, pero que flaquearon a la hora de tomar la iniciativa de locales, en las Eliminatorias para Rusia 2018.

Sé que existen mecenas en el fútbol, pero desconozco la existencia de un mesías. Recuerden, el cambio está en todos.