Guaraní domingo 13 de diciembre de 2015

Fernando Jubero deja huella imborrable en fútbol paraguayo

El entrenador español Fernando Jubero deja el histórico Guaraní de Asunción tras cuatro exitosas temporadas, una como director deportivo y tres como entrenador, en las que ha revolucionado el fútbol paraguayo con un carácter ofensivo y de toque con el que se ha ganado la admiración del continente.

Jubero (1974), formado en psicopedagogia y magisterio, llegó al Guaraní en 2012 como director técnico con la intención de potenciar el fútbol de base de la entidad gracias a su experiencia como ojeador para el filial del Barcelona y en la Academia Aspire Dreams de Qatar, con la que recorrió medio mundo.

Su historia empezó a cambiar a mediados de 2013, rememora Jubero en entrevista con Efe durante uno de sus últimos entrenamientos en Paraguay.

En ese momento, los malos resultados del equipo motivaron que la directiva despidiera al entonces técnico, el uruguayo Gustavo 'Chavo' Díaz, y de forma provisional, le diera a él las riendas del equipo.

Esa fue la primera experiencia en un banquillo profesional del barcelonés de alma paraguaya, pues está casado y tiene un hijo con una mujer paraguaya. Mientras el club buscaba un nuevo entrenador, Jubero mostró desde el primer partido lo que sería el Guaraní bajo sus órdenes.

Goleó en Bolivia al Oriente Petrolero de Santa Cruz de la Sierra (1-4), tras el empate a cero de la ida e inició un exitoso e inédito camino internacional con el club asunceno.

Aunque el inicio en el campeonato local fue duro, el "Profe", tal y como le conocen sus jugadores, logró imponer su filosofía de juego y el equipo respondió pasando a jugar el fútbol más ofensivo y vistoso del país.

Lejos de tener el presupuesto de los clubes más punteros del país como Olimpia, Cerro Porteño o Libertad, y con un equipo plagado de jugadores surgidos de la cantera, el Guaraní se hizo con un lugar en la elite del fútbol paraguayo.

La cúspide de su trayectoria llegó este año en las semifinales de la Copa Libertadores. Aunque no alcanzó la final, cayó ante el futuro campeón, el River Plate argentino.

Por el camino, quedaron Racing de Avellaneda de Argentina, el todopoderoso Corinthians de Sao Paulo, el Alianza de Lima peruano y el Deportivo Táchira venezolano.

El fútbol ofensivo del Guaraní le ha rendido incontables elogios a Jubero, que justo antes del último partido del Clausura paraguayo, hace apenas unos días, anunciaba su decisión de dejar el club.

Bajo su dirección, el Guaraní se ha convertido en uno de los equipos más letales ante el arco contrario. Este año fueron 92 goles que han convertido al catalán en objeto de deseo de algunos de los mejores equipos de Sudamérica, como es el caso del Sao Paulo o el Cruzeiro brasileño.

El catalán deja el club aborigen tras 129 partidos, con 72 victorias, 26 empates y 31 derrotas, habiendo marcado 243 goles y recibido apenas 137, luchando hasta el final por el Apertura y el Clausura local.

"En Paraguay han sido 4 años muy enriquecedores, no sólo en lo profesional, sino en lo personal. Convivir con la cultura paraguaya, totalmente diferente a la de España", explica a Efe sobre su vida en Asunción, lejos de las exorbitantes sueldos que se mueven en Europa, países vecinos y en algunos de sus rivales en el campeonato local.

De los futbolistas paraguayos, Jubero destacó su generosidad, su gran capacidad de sacrificio y su entrega. "Es un futbolista muy disciplinado que trabaja muchísimo, con una gran capacidad de trabajo, y eso lo traslada a la cancha en cada partido", declaró.

Guaraní y la liga paraguaya le han quedado pequeños al técnico de moda del fútbol sudamericano, que admite que, como en Paraguay se siente en casa, algún día, le gustaría volver al club de Dos Bocas.

"Algún día me gustaría volver a Paraguay, ha sido una experiencia profesional excelente desde todo punto de vista. Estoy muy agradecido al Club Guaraní y a todo el país por el cariño con el que me ha tratado y seguro que más adelante volveré a Paraguay, porque la verdad es que me siento como en casa", asegura.

Mientras disfruta de unas merecidas vacaciones en su natal Barcelona, Jubero admite que "ahora hay algunas opciones en algunos clubes".

"Lo que pasa es que quería tomarme un pequeño descanso, estar con la familia estas navidades y valorar cuál es la mejor opción para el futuro, tanto a nivel profesional como personal", añade.

"Es una decisión en la que quiero tomarme mi tiempo para pensar, hay algunas posibilidad en Brasil y algunas opciones en Argentina y otros países, pero quiero meditarlo con calma", asegura el técnico que colocó al modesto Guaraní en primera página del fútbol sudamericano. EFE

¿Qué te pareció la noticia?
0