Fútbol Internacional viernes 21 de noviembre de 2014

Fiesta en La Bombonera en la primera semifinal de Copa

VIDEO. Diez años después de la última serie de superclásicos entre Boca y River en un torneo internacional, el partido más importante del fútbol argentino volvió a hacer latir a la Bombonera con la ida de la semifinal de la Copa Sudamericana.

Con los colores azul y amarillo predominantes por la prohibición de simpatizantes visitantes, las tribunas de la Bombonera comenzaron a completarse desde bien temprano.

Los puestos callejeros de venta del tradicional choripán, hamburguesas y 'panchos' (perros calientes) con gaseosa se fueron armando junto a las tiendas de venta de indumentaria xeneize.

La media hora previa al inicio del encuentro marcó el tiempo de los cánticos de los simpatizantes locales. "Que esta tarde, cueste lo que cueste, tememos que ganar" y "River, decime qué se siente, haber jugado el Nacional" (por el descenso del tradicional rival), fueron algunos de los más entonados.

El ingreso del equipo local con luces y fuegos artificiales y los recuerdos a las series ganadas en las Copas Libertadores del 2000 y 2004 marcaron la ilusión de los hinchas locales.

En el primer tiempo la tensión del campo de juego se trasladó a las tribunas con los gritos en cada acción del partido y el segundo se vivió con la misma intensidad, aunque la angustia fue en ascenso.

Teo Gutiérrez y el exjugador de Boca Jonathan Maidana se transformaron en blancos de todos los insultos y silbidos de los hinchas locales.

El golpe de cabeza sobre el final de Fernando Gago a las manos del portero Marcelo Barovero despertó el último suspiro de los xeneizes.

Y con el 0-0, los simpatizantes de River desde ya comienzan a preparar la fiesta del Monumental, donde el jueves el partido más importante del fútbol argentino tendrá su última función del 2014. EFE

      Embed