Cerro Porteño martes 25 de noviembre de 2014

Gamarra y el terrible susto: El vidrió cayó sobre mi cabeza

El arquero Carlos Gamarra se llevó la peor parte en el ataque de algunos desubicados al bus azulgrana tras el partido de este lunes. El vidrio roto cayó sobre su cabeza y estuvo cerca de dañarle el ojo.

Lo que debía ser solo fiesta en Luque, por el triunfo y la clasificación a la Copa Sudamericana, dejó nuevamente una mancha lamentable para nuestro fútbol con el ataque que sufrió el ómnibus del club Cerro Porteño.

Todo el plantel se llevó un susto muy grande porque una de las piedras lanzadas rompió uno de los vidrios, que cayó sobre el segundo arquero del Ciclón, Carlos Gamarra.

Por suerte, el incidente no pasó a mayores, aunque estuvo cerca de afectar el ojo del futbolista azulgrana. Comentó que todo el vidrio roto cayó sobre su cabeza y de inmediato el médico que estaba en el bus comenzó a quitarle las pequeñas partículas, que inclusive se metieron en el ojo.

"Luque ganó el partido, nosotros estábamos dolidos, veníamos tranquilos. Pensamos que no iba a pasar nada por eso. Cuando pegó esa piedra por el vidrio me agarró un susto grande", contó el jugador a Urbana al Máximo.

      Embed

El hecho ocurrió aproximadamente a dos kilómetros del estadio Feliciano Cáceres, sobre la ruta que une Luque con San Lorenzo.

Cerro Porteño cayó este lunes por la mínima ante Luque, que así concretó su clasificación a la Copa Sudamericana. El equipo de Leonardo Astrada sigue en la lucha por el título, pero desperdició la oportunidad de depender de sí mismo y dejó la mesa servida a Libertad que de ganar sus dos partidos restantes será el campeón sin importar otros resultados.

      Embed