Cerro Porteño domingo 26 de marzo de 2017

Gustavo Matosas, el exitoso hombre que llegó a Cerro Porteño

ESPECIAL. Su llegada a Cerro Porteño no pasó desapercibida en el continente. El linaje de los Matosas en el fútbol sudamericano está bañado de gloria y éxito deportivo. Ex jugador, deportista total, un hombre que desde su figura ganadora buscará revolucionar a Barrio Obrero. Conocé el perfil y el pensamiento del nuevo DT Gustavo Matosas.

El éxito es una realidad irrefutable en el fútbol que solo algunos hombres en la tierra han sabido conocer y principalmente mantener a lo largo de su carrera profesional, el hoy entrenador de Cerro Porteño, Gustavo Matosas, es uno de ellos.

Roberto Matosas fue un hombre que ganó todo e hizo historia con Peñarol en el fútbol uruguayo, un ejemplo constante de triunfos que su hijo Gustavo llevó a otro nivel. Así, por ejemplo, como futbolista fue campeón uruguayo y de la Copa Libertadores 1987 con Peñarol, campeón de la Copa América con Uruguay en 1987. Tras el retiro en el 2001, inició su carrera como entrenador en la que fue en un ascenso sostenido.

"El carácter es en gran porcentaje lo que te ayuda a triunfar en cualquier orden de la vida: Levantarte ante la adversidad, no darte por vencido... porque hay una lucha que tenemos, que va más allá de la lucha contra el rival en lo deportivo. Es  una lucha interna, de vencerte, levantarte temprano, de hacer lo que tenés que hacer. Constantemente hay una lucha interna que si lográs vencerte seguramente vas a ser exitoso, eso habla del carácter", reflexionó en una entrevista dada hace unos meses al programa "La Caja Negra" .

En el club Villa Española tomó sus primeras experiencias, pero en el Danubio dio el salto de calidad al coronarse campeón de la Primera División del fútbol uruguayo en las temporadas 2006 y 2007. En el 2011 migró a México, donde su trabajo ganó gran notoriedad al lograr el título y el ascenso con el León, un equipo grande, que sufrió el descenso y pasó una década con el estigma y la presión constante por llegar a la máxima categoría.

Ya en la Primera División Azteca logró un bicampeonato en el Apertura 2013 y el Clausura 2014. Posteriormente pasó a dirigir al América, club en donde también alcanzó su primer título internacional como DT en 2015, logrando la Liga de Campeones de la CONCACAF.

"Uno constantemente se va poniendo pruebas así mismo, precisaba salir, cambiar y enfrentar nuevos retos. Estaba contento en León, muy feliz, tenía los jugadores que me gustaban, buenos directivos, pero necesitaba probarme, ver que otra cosas tenés para salir y tener otra historia de éxito en otro equipo", contó sobre su ida al América.

Sus equipos siempre están caracterizados por la intensidad, la fortaleza y el gran recorrido, el sello de un entrenador cuya visión perfeccionista del fútbol le hace pensar con aquel "día perfecto, aquel partido ideal".

Este sábado firmó con Cerro Porteño un vínculo hasta diciembre, en una temporada en la que tendrá la posibilidad, así como pasó con el León de México, quebrar un estigma y conseguir el tan ansiado título internacional con el Ciclón. Sin dudas, el principal desafío que debe inspirar a Gustavo Matosas.

      Embed



¿Qué te pareció la noticia?
0