Copa Libertadores miércoles 20 de julio de 2016

Independiente del Valle, la historia detrás de los hitos

Tendrían algo en común el increíble finalista de la Copa Libertadores, Arsenio Erico y Nacional de Paraguay. Quizás sí, quizás no. Mirá.

Por Pedro Lezcano - @pedritolezkano

La historia cuenta que 331 tantos en 372 partidos, es el promedio de goles del histórico Arsenio Erico, aquel delantero nacido en 1915 e iniciado en el Nacional, debutando en el fútbol con tan solo 15 años.

Al estallar la Guerra del Chaco, en 1932, Erico aún no tenía edad de ser enrolado al ejército, pero le permitieron acompañar, en una gira, a la selección de la Cruz Roja, con fines de recolección de fondos, situación prácticamente común en esa época de varios encuentros bélicos alrededor del mundo.

Sus brillantes actuaciones le permitieron a Erico llamar la atención de directivos de varios clubes argentinos, sin embargo, fue el Independiente de Avellaneda, el que logró cerrar un trato con el futbolista, consiguiéndole un permiso especial con el Ministerio de Defensa Nacional, para que el organismo le permitiera viajar, a pesar de la guerra que seguía vigente.

Esta era una etapa en que el fútbol del vecino país comenzaba su pase del amateurismo a la profesionalidad. El 6 de mayo de 1934, Arsenio Erico juega por primera vez con los Rojos, para luego transformarse en un ícono y convertir al club en un equipo que se ganó la admiración de todo el continente.

El máximo goleador del fútbol argentino, defendió a uno de los 7 grandes hasta 1946 e inició la leyenda del club que 5 años después pasaría por suelo ecuatoriano, para disputar juegos amistosos ante Sport Río Guayas y Sport Patria.

Fue en ese último partido, el presenciado por un niño de diez años, quien fue a ver maravillado al club del que solo conocía leyendas de aquel astro. Siete años más tarde, ese chico fundó un club en su pueblo, Sangolquí.

"Independiente. Que se llame Independiente, como los Diablos Rojos", dijo José Terán, hecho todo un mozo, quien le comentaba a sus amigos que algún día el club llegaría a ser un grande de Ecuador. Todos se reían y le respondían: 'Pepito, ya deje de soñar y no exagere'.

Desde la fundación, con la camiseta igual que la del similar argentino, el club comenzó a participar en ligas regionales, pero los problemas no tardaron en aparecer.

En 1975, Terán sufrió una peritonitis y falleció. El club, que estaba más cerca de desaparecer que de mantenerse a flote, fue sostenido por Jorge y Gilberto Lara, amigos del fundador. Ellos fueron quienes le cambiaron el nombre y lo rebautizaron: "Independiente José Terán".

Pero no  fue hasta el 2006, cuando el empresario Michel Deller, accionista de los centros comerciales más importantes de Ecuador, junto a Franklin Tello, de la empresa KFC y el alcalde de Sangolquí, Héctor Jácome, se propusieron impulsar una empresa futbolística.

El nombre de aquel fanático de Erico, fue desplazado para pasar a llamarse "Independiente del Valle". El color de la casaca y el escudo también fueron reemplazados. Aquel noble sueño del fanático de un paraguayo comenzaría en adelante, su transformación total.

Pasaron tres años, para dejar el fútbol regional y pelear el ascenso a la B en 2008, y dos años después llegar por primera vez en su historia a la primera categoría. En el 2013 fue subcampeón y ese mismo año jugó la Copa Sudamericana.

Un año más tarde debutó en la Copa Libertadores. Y hoy está a dos partidos de jugar contra Real Madrid en el Mundial de clubes. Aunque el objetivo del club en principio no pasaba de "mostrar jugadores", en un promedio de 24 años de edad.

Salidos en su mayoría de la principal academia de fútbol ecuatoriano. Un centro de Alto Rendimiento con siete canchas reglamentarias y habitaciones de primer mundo, para cientos de jóvenes que llegan desde los lugares más recónditos a formar parte del club.

Independiente del Valle llegó a la final ante Atlético Nacional, sin ser favorito nunca, dejando atrás a Guaraní, y otros gigantes como River Plate y Boca Juniors. Al igual que ese conjunto Albo del 2014, que también tuvo en sus filas, alguna vez a Erico, y que eliminó en octavos de final al Velez  Sarfield, otro grande, marcando otro hito más en este hermoso deporte.