Eurocopa 2016 sábado 11 de junio de 2016

Inglaterra y Rusia se frenan, Gales toma punta del grupo

Un tanto de Vasili Berezutski en el minuto 93 dio el empate a Rusia ante Inglaterra en Marsella y concedió el liderato del grupo B de la Eurocopa a la selección de Gales, que se impuso 2-1 a Eslovaquia con un tanto de Gareth Bale.

Se había adelantado Inglaterra en el minuto 73 con un golazo de Erik Dier, que milita en el Tottenham Hotspur. Dier enganchó un derechazo de falta directa desde el borde del área de Akinfeev, que se coló en su portería sin que nada pudiese hacer.

El tanto hacia justicia a lo visto sobre el terreno de juego hasta ese momento, y parecía poner fin a la maldición de Inglaterra, que no ha ganado nunca en su debut en las Eurocopas. Sin embargo, los de Roy Hodgson cometieron el error de no cerrar el partido y en el último suspiro dejaron escapar dos puntos.

La selección de Gales comenzó de la mejor manera posible en su debut en una fase final de la Eurocopa, con un triunfo histórico ante Eslovaquia (2-1), en el que participó de manera activa su mejor futbolista, el madridista Gareth Bale, que inauguró el marcador con un buen gol, anotado de falta directa en el minuto 10.

Golpeó Bale el balón con el empeine izquierdo y el esférico dibujó un efecto extraño antes de colarse en la portería de Matus Kozacik, que no estuvo muy afortunado. El tanto fue celebrado a lo grande por los jugadores galeses, como merecía un comienzo de ese calibre en un duelo para la posteridad.

Tardó en rehacerse Eslovaquia, que también se estrenaba en una Eurocopa, pero lo consiguió en el segundo acto, en el minuto 61, por mediación de Ondrej Duda, que llevaba sólo uno sobre el terreno de juego.

Cuando parecía que el encuentro concluiría en tablas, irrumpió otra de las figuras del partido, además de Bale: el extremo del Reading Robson Kanu, que no fue titular por sus problemas físicos y que había saltado al verde en el minuto 71.

Diez después, llevó el éxtasis a los aficionados galeses que poblaban las gradas del estadio de Burdeos al firmar el 2-1, que, a la postre, significaría una victoria para los anales del combinado de Chris Coleman.Pudo empatar, sin embargo, Eslovaquia en el minuto 85, pero el cabezazo de Adam Nemec se estrelló en el palo.

Antes, en el estadio Bollaert de Lens, se había disputado el Albania-Suiza, que gozaba de un atractivo de antemano: el enfrentamiento entre dos hermanos.

En el bando suizo se alineó Granit Xhaka y en el albanés Taulant Xhaka.

Los dos nacieron en Basilea de padres albano kosovares y los dos jugaron en sus inicios en el Basilea, pero a la hora de elegir el país a defender, el primero escogió Suiza, mientras que Taulant, el mayor, optó por el país de origen de sus progenitores.

Y el combate fue, efectivamente, fraternal, porque Suiza terminó ganando (1-0), gracias a la generosidad e inocencia de Albania, que también regaló ocasiones de oro para haber podido empatar en el último tramo del encuentro. EFE.
ETIQUETAS

¿Qué te pareció la noticia?
0