Finalísima miércoles 09 de diciembre de 2015

¡La fiesta del Rey! Olimpia grita campeón y logra su estrella 40

¡El Rey de Copas está de fiesta! En un clásico que tuvo de todo, Olimpia derrotó por 2-1 a Cerro Porteño y conquistó el título del torneo Clausura, que en las fechas anteriores le fue esquivo. Fredy Bareiro y Diego Lugano, en contra, marcaron los goles para el Decano, que despertó de un largo letargo, volvió a su trono tras 4 años y conquistó su estrella 40 en el fútbol paraguayo de la mano de Francisco Chiqui Arce.

Y un día Olimpia volvió a la senda del triunfo y conquistó su estrella 40 en el fútbol paraguayo, una  celebración que se postergó por 4 años y cuya racha finalizó este miércoles cuando derrotó en la finalísima del torneo Clausura a Cerro Porteño por 2-1 en el estadio Defensores del Chaco.

El Decano sufrió hasta el último minuto, pero terminó disfrutando un título especial, un título que esperó 4 años. Fredy Bareiro, y Diego Lugano, en contra, marcaron los goles del Decano, que fue mejor en el segundo tiempo y supo liquidar el expediente.

¡Olimpia campeón! retumba en todo el país. Fue un campeonato especial, un campeonato que se recordará por siempre, por todo lo que sucedió y por cómo se definió. Hoy festeja todo Olimpia, que a lo largo del torneo demostró ser el mejor, con altibajos y momentos de gran fútbol.

EL PARTIDO. Poco fútbol y una polémica gigante, así fue el primer tiempo entre azulgranas y franjeados en Sajonia. Las condiciones de la cancha desnaturalizaron el juego de ambos equipos, que apostaron más a las pelotas largas y a buscar alguna infracción para un tiro libre peligroso cerca del área rival. Pero cuando la etapa inicial se iba, el árbitro Eber Aquino no sancionó un claro penal a favor de Olimpia, lo que desató el enojo de los franjeados.

Olimpia tuvo más la pelota en los primeros minutos, pero no pudo desplegar el juego que le gusta a su entrenador, por lo que apostó a los pases largos y a buscar faltas por intermedio de Fredy Bareiro, que aguantó todo arriba.

A los 19' llegó la primera emoción fuerte, cuando tras un centro desde la izquierda, Enrique Borja le dio un manotazo a la pelota, que quedó en el área y Diego Lugano terminó empujándola, pero la acción fue invalidad por dicha mano del juvenil azulgrana, que trató de sacar provecho y terminó siendo amonestado.

Cerro también trató de inquietar por la misma fórmula, es decir, con centros frontales y tratando de forzar una infracción cerca del área franjeada.

A los 38' llegó la gran jugada polémica de la etapa inicial. Tras un tiro libre de Claudio Vargas, Cristian Álvarez trató de desviar con los puños, pero no pudo y el balón le quedó en el área a Miguel Paniagua, que sacó un disparo que se metía al fondo del arco, pero que fue desviado por la mano de Fidencio Oviedo. Los franjeados enloquecieron y pidieron penal, pero Eber Aquino no dio lugar a la sanción. El primer tiempo se fue con el marcador en blanco en Sajonia.

En la etapa complementaria, Olimpia se mostró mejor y rápidamente llegó al primero: a los 50', tras un centro desde la izquierda y un cabezazo de William Mendieta que desvió con lo justo el portero Álvarez, Fredy Bareiro aprovechó el rebote y la mandó a guardar, para el 1-0 a favor de Olimpia y desatar la locura de los hinchas franjeados en todo el país.

La confianza se apoderó de los franjeados y el nerviosismo de los azulgranas. Y el segundo no tardó en llegar: a los 62', tras un potente remate de tiro libre de Claudio Vargas y un despeje de un defensor azulgrana, la pelota rebotó en Diego Lugano y se metió al fondo del arco azulgrana, para el 2-0 para los franjeados.

Tras el 2-0, Olimpia controló el partido ante un Cerro que parecía no tener fuerzas. A los 69', al Ciclón se le complicaron más las cosas cuando Víctor Hugo Mareco se fue expulsado por doble amarilla.

Pero el Ciclón no se rindió, y a los 75', tras una gran jugada de Cecilio Domínguez por izquierda, Guillermo Beltrán dijo presente en el área chica y la empujó para decretar el descuento 1-2 para los azulgranas, que se ilusionaban nuevamente.

Pero Olimpia se plantó en el fondo y supo aguantar el marcador ante un Cerro que, con más corazón que fútbol, empujó hasta el final y buscó un empate que nunca llegó.

El partido se fue con el 2-1 y la locura de los franjeados en todo el país. ¡Olimpia campeón! retumba en todo el país. Merecido título para los de Francisco Arce, que postergaron el festejo en las fechas anteriores y hoy disfruta derrotando al clásico rival. ¡Salud campeón!