UFC viernes 22 de mayo de 2015

Llega una noche de doble título de UFC en las Vegas

Este sábado Anthony Johnson y Daniel Cormier disputarán el cinturon de UFC 187 que no cambia de dueño desde el 2011. Y en la antesala el campeón Chris Weidman defenderá su título ante Vitor Belfort.

Para la cita de este sábado 23 de mayo, Johnson (19-4) llega con una racha de tres triunfos en las 205 libras, dejando en el camino, por nocaut en el mismo primer asalto, a Alexander Gustafsson y Antonio Rogerio Nogueira, demostrando que tiene puños de acero y que se ha asentado en esta división tras los problemas que tuvo anteriormente.

Inicialmente, en su carrera en el UFC Anthony Johnson, competía en peso welter (170 libras) y tuvo muchas dificultades con el peso, lo que le costó que en el 2012 el UFC lo cortara, tras no cumplir con la báscula, incluso en las 185 libras, y caer derrotado con Vitor Belfort. Pero regresó a la organización en el 2014 y ha acumulado esos tres convincentes triunfos al hilo.

En esta categoría semipesada, ya él no tiene que deshidratarse para cumplir con el peso y, cuando llega la hora de pelear, se encuentra en perfectas condiciones físicas. Es por eso, entre otras cosas, que hemos visto a un Johnson tan dominante en su regreso y que hoy está a días de luchar por la corona de su división.

Ahora ante Daniel Cormier  (15-1), Johnson se enfrenta a un oponente que es de la élite de peso semipesado y que viene de caer ante Jon Jones el pasado mes de enero, en una atractiva y entretenida pelea. Daniel no trae secretos a este enfrentamiento. Su lucha olímpica de primer nivel y una mano derecha que ha dejado a más de uno tendido en la lona es lo que él pone en la mesa como su carta de presentación.

      Embed

También, la experiencia de haber combatido por la corona, haber hecho todas las actividades de promoción y haber vivido en carne propia todo ese fenómeno, son factores que podrían favorecer a Daniel Cormier, aunque ya sabemos que, una vez que se cierra la puerta del octágono y dan la orden de pelear, cualquier cosa puede pasar. Y si esas son ventajas que él tiene, hay que decir que una de las desventajas es el poco tiempo que va a tener para prepararse, física y mentalmente, para este nuevo reto en su carrera. Una de cal y otra de arena para este guerrero.

En el papel, nos encontramos con un imponente gigante, quien deja aniquilados a sus rivales con unas manos de hierro que asustan a cualquiera, con muy buena defensa ante el derribo y un empuje ofensivo impresionante una vez suena la campana, contra el veterano luchador a quien es muy difícil llevar a la lona y que sabe que también golpea con fuerza con sus puños.

Y ya sabiendo que Jon Jones  no estará compitiendo por la suspensión recibida, creo que este combate por la corona de las 205 libras es ideal para coronar a un nuevo campeón.

Fuente: UFCespanol - PulpoPR
ETIQUETAS

¿Qué te pareció la noticia?
0