NBA viernes 26 de mayo de 2017

Los Cavaliers pisotean a los Celtics y se reeditan finales en la NBA

VIDEO Y ANÁLISIS. ¿Serán suficientes el corazón y el orgullo Celtic para prolongar la serie y evitar la eliminación? Fue la pregunta que nos hacíamos previo al quinto encuentro de las Finales de la Conferencia Este. Con un histórico LeBron, los Cavaliers supieron responder y en un partido arrollador pasaron por encima de los sueños de Boston, aplastando todas las esperanzas que los aficionados presentes en el TD Garden pudiesen llegar a tener. Final del encuentro 135 a 102, final de la serie que termina 4-1 y en el Oeste los Warriors  esperan hambrientos.

Por Juan Pintos Sumi - @elbuenJuane

EL COMIENZO DEL FINAL. LeBron necesitaba lograr una victoria para su equipo además de anotar 28 puntos para entrar en su séptima final consecutiva y convertirse en el máximo anotador histórico de los Playoffs. Como condimento extra y como si todo fuera poco, con la victoria rompería el empate que mantiene con el histórico angelino Wilt Chamberlain como jugadores con más victorias ante los Celtics en los Playoffs (20). James alcanzaría todos sus objetivos y rompería todos los récords en la noche de ayer.

Pasado el primer minuto Kevin Love abría el marcador encestando un tiro de larga distancia que pronto sería contrarrestado con un triple de Marcus Smart. Los Cavaliers entrarían al encuentro arrasando todo a su paso como una topadora en territorio chaqueño, con un run de 12-3 en los primeros tres minutos de juego sacarían una ventaja que deforestaría las intenciones del equipo de Boston, que pronto perdería el equilibrio tras el daño irreversible del equipo visitante.

La floja ofensiva del equipo celta no lograba golpear y herir con facilidad, sumado a eso los rebotes y las pérdidas de balón hicieron que a temprana hora el equipo visitante se alejara en el marcador antes que caiga el sol. Terminando el primer cuarto, los Cavs lograrían sacar una ventaja de 16 puntos y alcanzarían el récord de máxima anotación en un cuarto en toda la historia de su franquicia con 47 puntos en el primer cuarto, ¡47 puntos!.

No existía consuelo para Boston, el paisaje en el TD Garden era desolador, los Celtics pisaban suelo desnudo, los bosques iban desapareciendo y se les terminaba el oxígeno que les brindaba la oportunidad de seguir con vida en los Playoffs. Con la topadora de los Cavaliers trabajando continuamente, parecía que todo estaba sentenciado, el equipo verde sin una rama de apoyo se marchitaba y se secaba lentamente.

Pasado el segundo cuarto los Cavs hacían leña del árbol caído y el consuelo de los Celtics era mantener el marcador con un margen de no más de 20 puntos. Jae Crowder daba empujones y algo de vida en el ataque bostoniano. Antes de terminar la primera mitad, Avery Bradley hidrataría a los suyos descontando y dejando un 57-75 no imposible de remontar teniendo en cuenta aquél oasis que fue el tercer juego. Nada de eso volvería a ocurrir y no trascendería de una simple ilusión.

Para el entretiempo LeBron ya sumaba 20 puntos, a 8 de superar a Jordan como mayor anotador de todos los tiempos en Playoffs.

HISTÓRICA NOCHE PARA LEBRON Y TODA LA NBA
      Embed
Foto: EFE
En el entretiempo comenzaba la cuenta regresiva, dos periodos más y los Cavaliers estarían adentro de unas nuevas finales. Los Celtics no merecían ese final tan doloroso, pero Brad Stevens –como es habitual– optó por dar su tiempo a los que no suelen tenerlo, su equipo secundario iba poblando la pista y aceptando la irreversible derrota.

Un triple a finales de tercer cuarto certificó un hecho para la historia; LeBron James conseguía superar los 28 puntos que necesitaba para dejar a Michael Jordan como segundo máximo anotador en playoffs de toda la historia de la NBA. Con 5.995 puntos, James en modo leyenda escala en el peldaño más alto del top de scorers de postemporada, superando los 5.987 puntos convertidos por el mejor jugador de toda la historia del baloncesto, el más grande de todos los tiempos.

James necesitó 212 partidos, 13 temporadas y 11 postemporadas para superar las anotaciones de Jordan, quien jugó 179 partidos de Playoffs con una media de 33,4 puntos por partido frente a los 28,2 de LeBron.

Como bien lo había mencionado días atrás la leyenda Allen Iverson; el hecho que se compare al líder de los Cavs con el hexacampeón que ganó todo en los 90's y generó un impacto mundial como ningún otro deportista lo había hecho antes, de por sí habla de la magistral e intachable carrera de LeBron James.

EL DICTADOR
      Embed

Anotando 35 puntos, descolgando 8 rebotes y repartiendo 8 asistencias en tan solo tres cuartos y 35 minutos de juego, The King James logra la victoria final y revalida su monarquía en el Este al meterse a las finales por séptimo año consecutivo, octava final de toda su carrera. También será la séptima final de James Jones, amigo y fiel escudero del Quijote #23 LeBron James.

Hasta la fecha, el jugador con más finales consecutivas disputadas es Bill Russell, con 10 años de absoluto dominio de los Celtics, entre las temporadas 1958/59 y 1968/69. En el presente, cuatro décadas después, el nuevo régimen pertenece a LeBron James, quien se apoderó y domina la Conferencia Este como Fidel Castro se apoderó y dominó toda la isla de Cuba en su momento.

Un dominio absoluto imponiendo su voluntad y sus reglas, sin dudar el Este está sometido a la voluntad y merced de la estrella de Ohio.

LeBron James y sus Cavaliers han sido tan implacables con los Celtics como lo fueron con los Pacers y los Raptors, pero James sabe que la siguiente batalla será ante el equipo depredador del salvaje oeste y advierte: "Tenemos que jugar bien en defensa. Los Warriors han sido el mejor equipo de los tres últimos años".
      Embed
Foto: EFE

EL MENSAJE DEL OESTE:
Los Golden State Warriors no perdieron el tiempo y se instalaron en las finales recorriendo el camino más directo que une un punto al otro, el de la línea recta del invicto con un inigualable 12-0.


Antes del quinto juego de las finales del Este, Joe Lacob, uno de los propietarios del equipo de la Bahía fue consultado sobre contra quien preferiría jugar las finales, contra los Celtics o los Cavaliers, su respuesta fue: "Sinceramente, no me importa contra quién juguemos. Bueno, quizás prefiero un poco más a Cleveland, solo porque tenemos ese sentimiento de tener un trabajo pendiente, debido a lo que ocurrió la pasada temporada. Nosotros fuimos el mejor equipo, pero ellos fueron quienes ganaron. Necesitamos una nueva oportunidad para salir ahí fuera y demostrarlo".

"Creo que somos el mejor equipo de toda la NBA. Es difícil no pensar eso cuando tienes en tu equipo a un jugador tan bueno como Kevin Durant. El año pasado éramos asquerosamente buenos, la gran diferencia estuvo en que Steph jugó lesionado, aparte de eso, también tuvimos otros problemas, eso está claro. Ahora, con Durant somos un equipo mucho mejor, pero nuestros rivales no van a ser nada fáciles por lo que no damos nada por hecho".