Los puntos positivos y negativos de la fecha 5

POSITIVO

Justo en la previa al superclásico, Cerro le brindó más de un motivo para festejar a su gente. Primero, aquellos que fueron a ver el debut de Lugano tuvieron el plus de festejar el gol del uruguayo, además de comprobar que el charrúa mantiene intactas algunas virtudes, aún con la lógica falta de ritmo. Segundo, la velocidad fulminante de Almirón fue un deleite en la segunda etapa y determinante para transformar en goleada el resultado. El tercer motivo fue la clase de Fabbro, encendida como el hincha quiere al servicio de un equipo que recobró el alma del campeón.

Libertad parece ir acomodando su forma de equipo en la era Almeida y logró una significativa victoria ante Guaraní en un terreno que últimamente le fue hostil, como lo es el estadio Rogelio Livieres. Espectacular Torresagasti con sus tapadas y sensacional Gamarra con sus definiciones, ambos fueron marcando el camino de un resultado que cotiza bien alto, el futuro de un plantel al que le costó armarse en los primeros juegos.

Comandado por Héctor Marecos, San Lorenzo sigue creyendo en el milagro de la permanencia. La gran goleada frente a Capiatá robustece tal anhelo, con un campañón que sumó diez puntos en cinco fechas, contrastando con la pésima campaña del Apertura, en la que solo pudo sumar once unidades en 22 encuentros.

Otro DT con grandes méritos es Miguel Pavani, que en su regreso al banco de Rubio Ñu consiguió un gran triunfo ante Santaní. El argentino permanece invicto dirigiendo a los albiverdes, poniendo una vez más al descubierto el error dirigencial al separarlo de su cargo al finalizar el torneo anterior.

NEGATIVO

A esta altura de los acontecimientos, Alicio Solalinde y Mario Jara quedaron muy mal parados en sus roles de entrenadores. Al primero salió a cuestionarlo públicamente el presidente santaniano, al decir que "su equipo no juega a nada". En el caso de Jara, fue el propio DT el que dio un paso al costado tras el 0-4 con Cerro, quedando la decisión final en el terreno dirigencial.

El tan temido "mal de copas", que supo afectar en los últimos años a Olimpia y Nacional, corre el riesgo de apoderarse en este torneo de Guaraní. Con cuatro puntos y en el fondo de la tabla, el equipo de Jubero no pudo ganar desde su eliminación copera y frente a Libertad revivió sus viejas dudas defensivas con un distraído Julio Cáceres.

Olimpia jugó mal en el empate ante Sol de América y los cuestionamientos de un sector de Preferencias hacia Francisco Arce, tuvieron como respuesta un gesto por parte del entrenador. El pecado que le adjuntaron al DT fue el ingreso de Cristian Riveros reemplazando a Robert Piris, en una medida que llamó la atención antes del juego y evidenció ser una mala movida durante los noventa minutos en los que el medio franjeado tuvo muy poca dinámica.

El asistente Evelio Giménez volvió a equivocarse mal al señalar una falta inexistente por parte de Jorge Núñez a Ignacio Don, anulando un gol legítimo que hubiera significado triunfo de Luqueño contra Nacional. El citado venía de intentar anular aquel gol de Olimpia ante Guaraní un par de semanas atrás, en una situación que fue solventada por el árbitro Mario Díaz de Vivar.