NBA jueves 17 de mayo de 2018

Los Rockets despegan e igualan en altura a los Warriors

VIDEO. En el segundo juego de las Finales de la Conferencia Oeste el equipo de Houston debía afrontar y superar la prueba más difícil de todas. De local, con el 0-1 abajo, una derrota más implicaría ir a Oakland casi con la serie definida, dejando atrás toda una larga temporada, pero los Rockets mandaron mecha al transbordador y elevaron su juego a un nivel galáctico para lograr una victoria esencial de 127 a 105.

Por Juan Pintos Sumi - @elbuenJuane

No había otra forma de derrotar a los GSW. Los Rockets aprendieron la lección, dejaron de jugar al ISO-ball (uno contra uno), rotaron el balón, encontraron los espacios, defendieron a muerte, penetraron cuando debían hacerlo y ganaron con autoridad. ¡Los Rockets se desquitan y el domingo aterrizarán a la Costa Oeste con todo lo que tienen!
      Embed

EXPLOSIVOS COMO EL BIG BANG. Un cósmico Eric Gordon con 27 puntos y 6 triples; un espacial (y especial) Chris Paul con 16 puntos, 6 asistencias y 3 robos; un siempre estelar James Harden con 27 puntos, 10 rebotes y un PJ Tucker, de otro planeta, con 5 triples de 6 intentos unieron sus fuerzas para ser los amos del universo en la noche del miércoles y formar un cometa que impactaría directamente a los Warriors. ¡Que colisión, 22 puntos de diferencia!

DESDE EL COMIENZO. En el Toyota Center se elevaba una vez más el balón naranja, el público uniformado de rojo, los Warriors de blanco y los Rockets de negro; el segundo juego de las finales contaba nuevamente con todos sus colores, pero desde el inicio el equipo local pintó su juego con una tonalidad mucho más intensa con respecto a su primera presentación.

Los Warriors debían defender el perímetro y mantener a los jugadores de reparto bajo control, por su parte los Rockets no debían cambiar su identidad de juego pero sí elevar su juego y producir más desde la banca. Kevin Durant nuevamente se presentaba incontenible, indefendible, intratable. Cuando mides 2.08 metros, pero tienes una coordinación y agilidad como la de Durant, te conviertes en un anotador imparable.

A pesar de contar con KD, los Warriors en el primer parcial lograron una ventaja máxima de 3 puntos que pronto lo perderían para no recuperarlo jamás. A falta de 44 segundos del primer parcial, Gerald Green activaría los propulsores de sus zapatillas para elevarse y enterrar el balón con una tremenda volcada que haría sacudir a todos los espectadores. ¡Los Rockets anunciaban que esa noche no tendrían piedad!

El primer cuarto terminaría a favor de los Rockets por 26 a 21. Los desconocidos Warriors con 21 puntos alcanzarían su menor producción en un cuarto en lo que va del año y por quinta ocasión en la temporada y segunda en lo que va de los Playoffs terminarían los primeros 12 minutos sin anotar un solo triple. A estos datos negativos se sumaban 7 perdidas que los de Houston supieron traducir en puntos.

El equipo de Houston necesitaba a PJ Tucker y a Trevor Ariza, y ellos aparecían para aportar con sus números. Todo funcionaba en esa noche estrellada. Para el segundo cuarto James Harden se encargaría de anotar 3+ desde la esquina para lograr una racha rápida de 9-0 a favor de los suyos, el cual para entonces extenderían la ventaja a 12 puntos (38 – 26).

CP3 se divertía y encontraba los espacios, Tucker lanzaba libre de marca los triples y pasados los minutos la ventaja se conservaba para los Rockets, que movían el balón tan maravillosamente que pareciera ser que a lo Shang Tsung de Mortal Kombat absorbieron las cualidades de los desalmados Warriors de esa noche.

La primera mitad terminaba 64 a 50 a favor de los Rockets, para entonces Ariza, Harden, Tucker y Gordon ya sumaban más de 10 puntos.
      Embed
Foto: @nbalatam

HASTA EL FINAL. Los Rockets tenían la victoria en el bolsillo y no pretendían dejarlo escapar, cuidaban el balón rotando y defendían de maravilla bajando el ímpetu de los tiradores de GSW, ninguno de ellos parecía certero.

Transcurría el tercer cuarto y Curry seguía sin poder encestar un solo triple. El equipo de Houston aprendió de los errores y esta vez no mantenían picando el balón durante más de 20 segundos, la hacían circular como los últimos Spurs campeones, encontraban el tiro o se acercaban al aro cuando querían, trabajan y lograban el objetivo.

Ante la tormenta de meteoritos que presentaba el cuadro local, Kevin Durant era el único que sacaba el pecho para contener el impacto y contrarrestaba con 28 puntos, mantenía a su equipo en la lucha y aún restaba cuarto y medio por jugar. Probablemente en ese momento KD comprendía lo que tuvo que pasar LeBron James la noche anterior.

CP3 fue el hombre de los Rockets en el tercer cuarto, Curry ni con GPS, mapa satelital o rastreador lo encontraría esa noche.

Corría el último cuarto y Eric Gordon seguía con fuego en las manos, enfriando las intenciones de los Warriors con un triple, 100 a 89 en ese momento. El mismo cósmico Eric Gordon culminaría una racha de 8-0 con otro triple desde el espacio. Los Rockets extenderían su ventaja a 108 a 89.

Pronto: ¡Otro triple más de Eric Gordon! En Houston ya se olía el sabor a victoria y la serie igualada 1 a 1 gracias a un tornado de los Rockets.

127 puntos anotados por los Houston Rockets, la mayor cantidad de puntos hechos por un equipo contra los Warriors, el gran pivot bicampeón con los Rockets Hakeem Olajuwon daba su "al pelo" y aplaudía desde la primera fila.

Lo mejor del deporte es aprender a aceptar cambios, autosuperarse, exigirse a uno mismo y reconstruirse, aprender de los errores e innovar para sorprender y abrazar la victoria. Los Rockets lo han hecho y el deporte lo festeja.



¿Qué te pareció la noticia?
0