NBA lunes 05 de junio de 2017

Los Warriors reprimen a los Cavaliers por segunda vez

VIDEO Y ANÁLISIS. Pasaron tres días para que todos podamos disfrutar del segundo capítulo de la trilogía entre los Cavaliers y los Warriors. Con la intención de intimidar y traer malos recuerdos a los de la bahía, los Cavs se presentaron con el uniforme negro con mangas con el que ganaron los juegos 5 y 7 de las finales pasadas, pero en esta segunda edición la vuelta al banquillo del genio Steve Kerr y la exhibición ofensiva de Kevin Durant y Stephen Curry provocaron nuevamente la frustración de LeBron James y la segunda victoria vía paliza de la serie por 132 a 113.

Por Juan Pintos Sumi - @elbuenJuane

El equipo californiano sigue haciendo historia y continúa dando pasos sólidos en el sendero que los dirige hacia el segundo anillo de la franquicia, con este resultado los Golden State Warriors mantienen el invicto en postemporada y se convierten en el primer equipo en firmar un 14-0 en Playoffs.
      Embed

ARRANQUE DIFERENTE
Con las claras intenciones de dar el golpe de visitante los Cavs arrancaron el juego más concentrados y agresivos que el primer encuentro, LeBron James abría el marcador con una bandeja y rápidamente era respondido con un triple de Draymond Green. En menos de dos minutos la inspirada dupla Love-James abriría un run de 9-3, parecía que el juego se complicaría para los Dubs, pero mediante un renovado y afinado Klay Thompson en menos de 60 segundos el marcador nuevamente se igualaba  11 a 11.

Llegando a la mitad del primer cuarto Curry –asistido por Green– anotaría su primer triple, de ahí en más el equipo local abriría una racha e inclinaría la balanza a su favor, liderando el marcador durante toda la noche. Los Dubs desplegaban todo su armamento ofensivo y con un triple de Green, una bandeja de Pachulia, un tiro en suspensión de Curry y un triple de Durant sacarían una diferencia de 10 puntos a falta de 4 minutos para el final del primer parcial.

ACCIÓN DE LOS DUBS, REACCIÓN DE LOS CAVS
      Embed
Foto: EFE

Con una defensa bien trabajada Irving se encontraba literalmente anulado y LeBron tomaba las riendas de su equipo buscando romper la barrera defensiva del equipo local, Love lo acompañaba. Los Cavs no se rendirían y en una respuesta rápida nuevamente reducirían diferencias a apenas 3 puntos, el juego seguía vivo para los caballeros de Ohio. En una última jugada Durant encestaría un triple para dejar las cosas 40 a 34 al término de los primeros 12 minutos de juego.

La compostura de los Cavaliers dependía enteramente de la columna vertebral de LeBron, con el alero reponiéndose en el banquillo su equipo no lograba mantenerse erguido y los Warriors aprovecharían su ausencia para golpear en la ofensiva con un run de 7-1 y ampliar así diferencias.

Con tres faltas antes de la primera mitad Green nuevamente condicionaba su presencia en la pista y con las excesivas pérdidas de balón de los Dubs –13 en 21 minutos– los Cavs lograrían llevar el marcador 59 a 56. Ambos equipos fueron al vestuario con el marcador 67 a 64 a favor del equipo local, nada estaba dicho hasta ese momento, nuevamente éramos testigos de una frenética final.

Para el entretiempo LeBron James ya rozaba el triple-doble haciendo una noche magistral de 18 puntos, 10 asistencias y 6 rebotes, Kevin Durant sumaba 15 puntos, 7 rebotes, 4 asistencias, 3 robos y 3 tapones.

DETERMINANTE EN LA SERIE: EL TERCER CUARTO
      Embed
Foto: EFE

Volviendo del descanso el marcador parecía una montaña rusa, cuando los Cavaliers recortaban distancia los Warriors increíblemente hacían lo suyo y aumentaba la diferencia a doble dígito.En un ir y venir, luego de subidas y bajadas tras 7 minutos jugados el marcador seguía ajustado (86 a 82) y en menos de 30 segundos la diferencia nuevamente aumentaba a 11. Curry y Durant jugaban en modo MVP, insostenible para el rival. Finalmente el tercer cuarto se iba con un doloroso y difícilmente reversible 102 a 88.

¿Qué tendrá el vestuario de los Warriors? Luego del descanso la maquina asesina californiana nuevamente entraba codificada con otro chip, utilizando el balón naranja para torturar y exterminar al oponente. El tercer parcial marcó y determinó los primeros dos juegos, en el primero los chicos de la bahía habían sacado una diferencia de 13 puntos en 12 minutos, en la noche de ayer fueron 11 puntos los que terminaron tumbando a los de Ohio.

Para el último cuarto, al igual que en el Game 1, se pronosticaba una noche fría, lluvia y un nuevo baile en Golde State.

RETIRADA DE LOS CAVALIERS
      Embed
Foto: EFE

Faltando 12 minutos de juego nada estaba sentenciado, los Cavs hicieron un último intento de comeback pero fracasaron en el intento, a falta de 3 minutos Tyronn Lue se rinde y tira la toalla blanca señalando rendición, no quedaba nada que hacer más que quemar los minutos restantes dando participación a los jugadores secundarios. LeBron se despedía del segundo juego molido con 29 puntos, 11 rebotes y 14 asistencias, que fueron insuficientes para detener a la máquina incontestable del Oeste.

Stephen Curry fue el mejor de la noche con 32 puntos (14/14 en la línea de tiros libres), 10 rebotes y 11 asistencias acompañado por KD con 33 puntos, 13 rebotes, 6 asistencias,  5 tapones y 3 robos, un juego completo que no se registraba desde la temporada 1973-1974. Klay Thompson recuperó su nivel encestando 8 de 12 intentos en tiros de campo, 4 de 7 en triples, terminando con 22 puntos y 7 rebotes.

UN HOMBRE VERSUS UN EQUIPO
      Embed
Foto: EFE

LeBron James es el mejor jugador en la cancha en los primeros dos cuartos, un verdadero caballo imparable, imponente en la pintura y gran repartidor de juego, pero luego del entretiempo deja de marcar presencia, su juego implacable se esfuma y su equipo se desinfla sin su liderazgo y la competencia deja de ser un problema para los de Golden State.

Lo acompaña Kyrie Irving y en momentos Kevin Love, pero hasta el momento no hemos visto a la banca millonaria de Cleveland marcar diferencia y presencia.

En los Warriors todo jugador que sale a la pista es consciente del rol que desempeña, cada uno tiene su función y se desvive por ella, un verdadero equipo, una maquinaria imparable. Con el 2-0 los Cavaliers tienen la durísima misión de revertir su realidad, algo aparentemente casi imposible. O gana el tercer juego o nos quedamos sin serie. ¿Será ésta semana la última de ésta temporada?

Esperemos que el Big 3 de Cleveland sea capaz de extender una semana más el placer de vivir y disfrutar de las finales de la NBA.