Copa Sudamericana jueves 15 de septiembre de 2016

Luqueño dejó la vida y se despidió con honor de la Sudamericana

Luqueño se quedó al borde de la remontada y se despidió con honor de la Copa Sudamericana. Marín y Alegre ilusionaron a la República con el 2-0, pero el tercero no llegó frente al Independiente Medellín.

El Sportivo Luqueño planteó el encuentro de la manera que tenía que ser y salió a buscar los goles frente al Independiente Medellín. El conjunto auriazul estuvo cerca de forzar la definición por penales, marcó dos goles en el primer tiempo por medio de Vladimir Marín y Derlis Alegre, pero le faltó un tanto ya que en la ida cayó por 3-0.

EL PARTIDO. A Sportivo Luqueño le costó entrar en el juego en los primeros minutos ante un DIM que movía el balón y buscaba imponer un ritmo lento, cansino al duelo en el estadio Feliciano Cáceres de Luque.

  

Los dirigidos por Felix Darío León fueron ganando confianza y con el correr de los minutos se fueron arrimando hasta la portería del cuadro colombiano. Pero no fue sino hasta el primer gol, en el que el compromiso comenzó a encaminarse para Luque.

  

Tras un error rival, Jorge Núñez se metió con decisión hasta el área, definió y salcó el portero, pero en el rebote uno de los centrales tocó el balón con la mano ingenuamente. El juez del partido, Roberto Tovar, no dudó y sancionó la pena máxima que Vladimir Marín transformó en gol sobre los 23'.

  

El tanto encendió a Luqueño y cundió el pánico en el conjunto cafetero, porque este veía como el Auriazul empujaba, generaba y olfateaba una segunda conquista, que llegó a los 44' por intermedio de Derlis Alegre. El delantero sembró la esperanza en la remontada al aprovechar una segunda jugada dentro del corazón del área.

  

COMPLEMENTO. El Chachón estaba a un gol de igualar la serie (el DIM venció 3-0 en la ida) y entró con toda la fuerza para completar la remontada. Sin embargo, la visita no quería que la llave se le escape de las manos y fue subiendo la intensidad.

  

Un disparo potente del Mao Molina y una mala salida del portero Rodolfo Rodríguez hicieron suspirar a los hinchas auriazules que soñaban con un tanto más.

Al final no se pudo completar la obra, el Auriazul luchó hasta el último minuto, pero el largo resultado de la ida condenó con la eliminación al equipo de la República. El público local reconoció el esfuerzo de sus jugadores y tras el pitazo final, los aplausos bajaron desde las gradas del Feliciano Cáceres.


¿Qué te pareció la noticia?
0