Templos de Pasión martes 14 de febrero de 2017

Luqueño: El Feliciano Cáceres, un estadio que enamora

VIDEO. El estadio Feliciano Cáceres de la ciudad de Luque es uno de los coliseos más importantes del fútbol paraguayo. El mismo goza de una historia sin igual y es nuestro segundo Templo de Pasión.

Con el esparcimiento del deporte rey hacia las afueras de la capital del país quedaron atrás aquellos primeros partidos oficiales disputados entre la Plaza de Armas y la Quinta Caballero en la primera década del 1900.

De hecho, la ciudad de Luque fue una de las primeras en acompañar el crecimiento del balompié nacional y en dicha urbe se abrieron las puertas a un amor sin límites: El apasionante afecto por el Sportivo Luqueño.
      Embed
Foto: Última Hora

La historia cuenta que el club como tal se forjó un día dedicado a los trabajadores, es decir el 1 de mayo. Fue a partir de la unión del Marte Atlético (fundado en 1906), el Vencedor (1907) y el General Aquino. Tres acérrimos rivales regionales que gracias a la gestión de don Feliciano Cáceres, primer presidente del Vencedor, y la influencia ideológica del Pa'i Pantaleón García lograron concebir una amalgama única que persiste desde 1921 hasta nuestros tiempos.

Se comenta incluso que para entonces la ciudad estaba bastante divida por los seguidores de los clubes predecesores al "Chanchón" y que probablemente la sugerencia de lograr la fusión pudo haber llegado directamente desde el Vaticano.     

Es así como el documento de acta fundacional expresa que la institución que ya desde entonces adoptó los colores azul y amarillo utilizara también como cancha la situada en la manzana Nº 5 de la Municipalidad. Un predio que poco a poco se fue construyendo con donaciones de los ciudadanos y cuyas Preferencias se hicieron gracias a la transferencia de Julio César Romero al New York Cosmos en 1980.

Existieron también unas pequeñas tribunas en la actual zona de Plateas hechas de hormigón armado y con capacidad para menos de 1000 personas. Estas fueron demolidas para su nueva construcción junto a las Graderías Norte y Sur  en pos de oficiar como una de las sedes de la Copa América en 1999; naciendo así lo que hoy es un estadio magnífico, remozado y sumamente hermoso. Un verdadero templo de pasión.
El Feliciano Cáceres es uno de los campos más temidos a nivel local por todo el clima que lo rodea cuando la gente que acompaña al "Kure Luque" se enciende. Sportivo Luqueño está en Primera División de manera continua desde 1969 y en su haber lleva cosechados 3 títulos oficiales absolutos y 6 vicecampeonatos.

Sus alrededores, pintados con las gamas características del club, también imponen respeto y aunque lastimosamente año tras año se han levantado un sinfín de denuncias por hechos violentos que muchas veces ponen en tela de juicio la actitud de los Chancholigan`s.

Desde el seno de la barra organizada, según declaraciones a las que pudimos acceder, se trabaja para y se desea que algún día las manchas que los marcan queden en el olvido para que el enamoramiento sea aún más pleno. Las familias de la República también sueñan con ello.
       Embed
Foto: Última Hora

Cabe resaltar además que antes de cada inicio de campeonato lo integrantes de la "Marea Auriazul" se encargan año tras año de convocar a los fanáticos a enlucir las gradas de lo que a viva voz consideran su casa.

Después del Defensores del Chaco, el Feliciano Cáceres es el segundo estadio habilitado para recibir partidos de la Albirroja, en caso que el primero no se encuentre en óptimas condiciones.  

  
INSÓLITO. Durante la última Copa América del Siglo XX, el Feliciano Cáceres albergó un recordado e insólito partido en el que el Titán Martín Palermo falló tres penales seguidos con la camiseta albiceleste. En la ocasión, el 4 de julio de 1999, Argentina cayó por 3-0 ante la selección de Colombia.  
      Embed