NBA jueves 04 de mayo de 2017

Masacre en Texas: Los Spurs devuelven paliza a los Rockets

VIDEO. Luego de la sorprendente paliza propinada días atrás por el equipo de Houston, en la noche de ayer los Spurs recibían a los Rockets en el AT&T Center de San Antonio, para dar lugar al Game 2 de la segunda ronda de los Playoffs. El equipo de Gregg Popovich comandado por el alero All-Star Kawhi Leonard jugó con personalidad y los texanos con autoridad devolvieron la paliza a los Rockets ganando el juego por 121 a 96.

Por Juan Pintos Sumi - @elbuenJuane

La serie queda igualada 1-1 y el tercer juego de las semifinales de la Conferencia del Oeste se traslada a la ciudad de Houston, donde el infierno será más rojo que nunca.

UN MURO EN LA DEFENSA, UNA PIEDRA EN EL ATAQUE
      Embed

Durante el primer encuentro de la serie, los Houston Rockets de James Harden fulminaron a los San Antonio Spurs por 126 a 99 al realizar una exhibición ofensiva y una lluvia de triples (22), registrando la segunda mejor marca en triples convertidos de la historia de los Playoffs. Como nunca antes el sólido conjunto dirigido por Gregg Popovich había sido pisoteado y reducido a polvo.

Luego de registrar la peor derrota de los Spurs en Playoffs como locales, la tarea del coach multicampeón del equipo de Texas era levantar un nuevo muro en la defensiva y renacer el ataque de su equipo. Para el efecto Pop dejó a un lado a David Lee y el veterano Pau Gasol entró de titular, el español hizo un sólido juego en la pintura opacando las penetraciones del equipo visitante.

El ataque de Harden se vio reducido por una muralla humana y fue puesto fuera de peligro, terminó la primera mitad con apenas 1 acierto en 10 intentos, incluyendo 5 fallos en la zona restringida.

Los Spurs recuperaron su dureza, entraron focalizados y más agresivos en su juego exterior, terminando con una efectividad del 54% en tiros de campo, 47 rebotes, 27 asistencias y 7 tapones, además de 16 puntos tras recuperación.

JAMES HARDEN MINIMIZADO, KAWHI LEONARD MAXIMIZADO
      Embed
Kawhi en acción. Foto: NBA

El jefe barbudo de los Rockets fue minimizado en la ofensiva sumando intrascendentes 13 puntos con apenas 3 aciertos en 17 intentos. El líder en puntuación del equipo visitante fue Ryan Anderson de buena noche con 18 puntos (4/5 en triples) con 77,8% de efectividad  en tiros de campo.

Kawhi Leonard entró en modo bestia sumando los primeros 8 de los 10 puntos de su equipo, con un juego impecable sacó el pecho por los Spurs finalizando el partido con 34 puntos en un bestial y poderoso 81% en tiros de campo (13/16), 3/4 en triples y 5/5 en tiros libres, además de 7 rebotes, 8 asistencias (Playoff career-high) y 3 robos.

Alridge –quien mantuvo charlas con Tim Duncan en la semana– mejoró bajo el poste con 15 puntos y 8 rebotes, mientras que el perímetro fue cubierto gracias a un destacado Tony Parker que terminó la noche con 18 puntos, 3 rebotes, 4 asistencias y 1 robo en 25 minutos de juego.

Los Rockets ahogados con un Harden anulado, sin los triples del primer encuentro y con un pésimo 11/34 desde la línea de tres, no pudieron salir a flote y el equipo de Mike D'Antoni no terminó de encontrar otras fórmulas ofensivas -a pesar del buen trabajo de Clint Capela y Ryan Anderson-, el mejor sexto hombre Lou Williams fue una sombra con 4 puntos.

FINAL AGRIDULCE EN TEXAS
Faltando menos de 9 minutos para el final del encuentro, los Spurs dominaban el juego con 14 puntos arriba, los pupilos de Gregg se lavaban la cara luego del primer juego y todo era dulzura en San Antonio. Hasta que tras un mal apoyo, Tony Parker sufría una lesión en la pierna izquierda, con ayuda de sus compañeros salía de la pista amargando la noche de toda la ciudad.
      Embed
Parker no lo podía asimilar. Foto: EFE

Con su veterano base afuera, Kawhi Leonard tomaba el control del juego llevando un demoledor parcial de 19-0, que terminó sentenciando el juego. A pesar de ello el sabor agridulce se sentía en todas las papilas gustativas de los presentes en el  AT&T Center. Una victoria incompleta y sin sabor, como una cena sin sal o un jugo sin azúcar.

El base francés, de excepcional presentación en los playoffs, es una pieza vital para las pretensiones del equipo de San Antonio. El mismo se perderá lo que resta de los 'playoffs' al confirmarse la gravedad de la lesión que sufrió anoche.

Parker se rompió un tendón del cuádriceps y sacar al menos un triunfo en Houston sin él será una tarea que hará sudar gotas gordas a los hombres de Gregg Popovich.

MIENTRAS TANTO EN LAS SEMIFINALES DEL ESTE: LOS CAVALIERS TRATAN A LOS RAPTORS COMO A UNA LAGARTIJA
      Embed

"Defend the Land" es el slogan utilizado en las camisetas de los Cavs Nation, quienes visten a sus patriotas con este lema por segundo año consecutivo en fase de Playoffs. "Defender la tierra" no es solo una frase, el equipo de Cleveland hace de la pista de basketball una tierra defendida por caballeros, en donde llevan ganando los 6 partidos jugados en Playoffs hasta el momento.

Anoche no fue una excepción y a primera hora los descabellados Cavaliers pusieron la serie 2-0 sin despeinarse, ganando con facilidad y solvencia en un contundente 125 a 103. Los agigantados Cavs redujeron a los Raptors hasta dejarlos tan pequeños como una lagartija que busca algo que comer cerca de la luz.

El abusador y responsable de la segunda humillación de Toronto se llama LeBron James, quien terminó con 39 puntos, 6 rebotes y 4 asistencias. El base australiano Kyrie Irving además de presentar una defensa impermeable aportó 22 puntos y 11 asistencias (Playoff career-high), el viejo Frye terminó con 18 puntos desde el banco.

En la causa perdida, DeRozan termina con un vergonzoso partido de 5 puntos. "We the North" es el lema de los desorientados Toronto Raptors, quienes buscaran encontrar la brújula y la dirección correcta retornando a casa.

UN DEMOLEDOR LEBRON "THE KING" JAMES EN MODO LEYENDA
      Embed
El rey por los cielos. Foto: NBA

Durante la entrevista al término del partido DeMar DeRozan dijo: "Te daré 100 dolares si puedes encontrar a alguien que pueda detener a LeBron en estos momentos".

No es para menos, el líder #23 de los Cavaliers terminó la noche convirtiéndose en el segundo máximo anotador en la historia de los Playoffs con 5.777 puntos en 205 juegos de postemporada, superando y dejando abajo en tercer lugar al mítico Kareem Abdul-Jabbar de Los Angeles Lakers con 5.762 puntos.

Con estos números el Rey LeBron está a apenas 210 puntos de alcanzar al inigualable Michael Jordan y convertirse en el máximo anotador de toda la historia de los Playoffs. Cabe destacar que su majestad Michael Jordan anotó 5.987 puntos en apenas 179 juegos.

Además del mencionado hito histórico, el alero de Cleveland llegó a sus 300 triples en Playoffs, algo que solo han logrado tres jugadores antes de él: Ray Allen, Reggie Miller y Manu Ginobili.

También consiguió su partido de postemporada número 89 anotando 30 puntos o más, superando los 88 de Kobe Bryant y convirtiéndose en el segundo de la lista solo por detrás de Michael Jordan, quien lo hizo en 109 ocasiones.

Lo cierto y lo concreto es que LeBron James es el mejor jugador de la actualidad y ha sabido mantener su dominio durante sus 14 años como jugador profesional, llegando a las últimas 7 finales de temporada. Un jugador con una de las mejores combinaciones de inteligencia y físico que jamás antes haya pisado una cancha de baloncesto.

En la débil Conferencia del Este es más que evidente que nadie puede parar a LeBron James, quizás en el Oeste se encuentre un jugador que pueda pararlo, una bestia negra que también usa la #23, su nombre es Draymond Green. ¿Será capaz el ala-pivot de los Warriors? De ser así, DeRozan debe 100 us$ a D10.