NBA miércoles 31 de mayo de 2017

Muchos dedos, pocos anillos: La gloria y su selecta lista en la NBA

VIDEO. La historia de la National Basketbal Association, o simplemente NBA, una de las ligas deportivas más seguidas en todo el mundo, está marcada por ilustres campeones y así también, por grandes reyes sin corona. Este jueves arranca una serie de finales más, por lo que en la previa repasamos la selecta lista de atletas a los que el baloncesto les calzó como anillo al dedo.

Por Juan Pintos Sumi - @elbuenJuane

El 16 de abril de 1947, en el Philadelphia Arena se disputaban las primeras finales de la BAA-NBA, luego de 5 juegos en 7 días, el 22 de abril de 1947 los Warriors se consagraban campeones, siendo los primeros en toda la historia. Desde aquella fecha y hasta el día de hoy –a 71 años de existencia de la NBA– diferentes franquicias y jugadores han luchado incansablemente por alcanzar la gloria y enlazar sus dedos con el sagrado anillo de campeones, pero solo algunos pocos han sido capaces de forjar sus nombres en las páginas de gloria del selecto y grueso libro llamado NBA.

LA LISTA SELECTA Y LA LISTA DE ESPERA
Tan selecta es la lista que incluso jugadores superestrellas que a pesar de ser considerados leyendas nunca pudieron hacerse de al menos un campeonato. Incluso algunos miembros del Hall of Fame (Salón de la fama) llevan los dedos desnudos y han culminado sus carreras sin el codiciado anillo.

Entre ellos podemos mencionar a figuras como Chris Webber, Steve Nash, Tracy McGrady, John Stockton, Gary Payton, Charles Barkley, Karl Malone, Allen Iverson, Patrick Ewing, Dominique Wilkins, Penny Hardaway, Reggie Miller y Vince Carter, entre muchos otros, sin citar a los que aún siguen activos y esperanzados de culminar sus carreras, con al menos, un solitario.

JUEVES POR LA NOCHE: LA CITA ES CON LA GLORIA
Este jueves por la noche inicia una nueva edición de las Finales de la NBA, sin lugar a dudas con la mayor embestidura de la década, considerando que por primera vez en la historia dos equipos contrincantes disputarán el anillo por tercer año consecutivo, en donde 11 All-Stars pisarán la pista de una final de la liga, un hecho jamás antes registrado.

La tercera final será la oportunidad del primer anillo y la revancha de Kevin Durant, frente a LeBron James, quien al mismo tiempo necesita sumar campeonatos para salir de la sombra de Michael Jordan. Un condimento especial que realza el sabor de este menú y da sazón al manjar de las finales en el hecho de que ambos equipos se repartieron un campeonato en cada final y la exclusividad de convertirse en una de las pocas franquicias que han conquistado el bicampeonato está en disputa.

Solo los Celtics de Bill Russell, los Lakers de Kobe & Shaq, y los Bulls de Jordan han sido capaces de superar la barrera del bicampeonato y revalidar el título durante tres años consecutivos o más dentro de la NBA.

El dominio actual de los Warriors y de los Cavaliers los une en la recta final, pero el destino se encargará de separarlos. Uno de los dos tendrá el privilegio de entrar en la lista de equipos victoriosos al conseguir tocar el cielo de manera reiterada.

Un hito que convertirá a uno de los equipos en leyendas, junto a otros que han alcanzado la gloria tras llegar a tres finales y adjudicarse al menos dos campeonatos. Repasemos esos equipos históricos:

1989-1990: LOS BAD BOYS DE DETROIT PISTONS
Tras haber registrado la mejor temporada en su historia con 54 victorias en la temporada en 1988, el equipo de Detroit encabezado por el base Isiah Lord Thomas III –padre de Isaiah Thomas– había dejado escapar el primer campeonato para la franquicia, la gloria había quedado una vez más en Los Ángeles gracias a el Showtime de los Lakers.

Al año siguiente los chicos malos de Detroit romperían su récord de victorias en temporada regular y con 63 victorias volverían a disputar las finales y en la revancha se sacarían la espina barriendo a los Lakers de Magic Johnson 4 a 0, consumando la venganza y obteniendo su primer campeonato.

En 1990, tras haber ganado la final de conferencia a los Bulls de Jordan, los Pistons supieron defender exitosamente su título durante su tercera final. El equipo apodado "Bad Boys" por su estilo muy intenso y físico, plagado de juego duro y faltas técnicas se coronaba bicampeón venciendo a la serie a Portland Trailblazers por 4 a 1.

Durante sus tres finales los Bad Boys mantuvieron lejos de la mesa a un joven y hambriento Michael Jordan. En 1991 los Bulls barrieron 4-0 al equipo que había sido su pesadilla en años anteriores, comenzaría una nueva dinastía y se forjaría la leyenda más contada de la NBA.

1994-1995: HAKEEN OLAJUWON, EL CENTRO DE LOS ROCKETS
Desde el 91 al 93 ni los Lakers del Showtime, ni los Trailblazers, ni los Phoenix Suns de Charles Barkley pudieron frenar a Michael Jordan. Tras el primer retiro de Jordan (1994 a 1995) dos equipos históricos aprovecharían la ausencia de su majestad y mientras él se dedicaba a jugar baseball, los New York Knicks y los Houston Rockets disputarían unas finales cerradas que llevarían al séptimo juego para ver quien se apoderaría del preciado anillo.

Para entonces, Olajuwon dominaba el centro de los Rockets y de toda la NBA, en el sexto partido los Knicks llevaban una ventaja de 3-2 y luchaban por cerrar la serie, el equipo texano llevaba una ventaja mínima de 86 a 84 a falta de segundos para el final, la posesión pertenecía a los Knicks y al borde del perímetro John Starks lanzaba el triple del campeonato, pero Olajuwon apareció haciendo una de las mejores jugadas defensivas de todos los tiempos y taponó el disparo, con la serie igualada 3-3 el resto es historia.

Los Rockets se consagraban campeones por primera vez en su historia y la leyenda Patrick Ewing se quedaría sin su anillo. Para la temporada siguiente Clyde Drexler se uniría a los Rockets y entrarían a los Playoffs en la sexta ubicación del Oeste, ganando las finales de conferencia a los San Antonio Spurs del MVP David Robinson. En las finales arrollarían 4-0 a los Orlando Magic de Shaquille O'neal y Penny Hardaway.
      Embed

2009-2010: EL HEREDERO Y LA VENGANZA PURPURA Y ORO
Entre los años 1996 y 1998 Jordan volvería de sus vacaciones para revalidar su trono y escribir las páginas más leídas y contadas del Libro de la NBA; los Bulls por segunda vez tricampeones, dejando a dos leyendas como Karl Malone y John Stockton sin un solo anillo en dos finales. Luego Jordan se retiraría para heredar el trono a un joven Kobe Bryant que entraría a la liga por la puerta grande, formando la dupla más temida del nuevo siglo, con Shaquille O'neal ganarían 3 anillos entre los años 2000 y 2002.

En el 2008 y luego de 4 años, Kobe –ya sin Shaq– sentiría por segunda vez el sabor amargo de perder unas finales, esta vez frente a los Boston Celtics de Kevin Garnet, Ray Allen y Paul Pierce, quienes ganaron la serie con autoridad (4-2).
Kobe Bryant y sus Lakers se levantaron del bajón y volvieron a llegar a las finales al año siguiente, consagrándose campeones frente a Orlando Magic en 5 juegos.

En el 2010 y tras su tercera final consecutiva, los Lakers tuvieron la oportunidad de consumar su venganza en una de las series más recordadas de todos los tiempos, donde las franquicias más ganadoras de la liga se volvían a enfrentar cara a cara en una nueva búsqueda del anillo.
Con 5 partidos jugados, los Celtics sacarían una ventaja de 3-2, parecía que una vez más se llevarían la gloria a Boston, pero Kobe y Paul Gasol lograron vencer el clásico de titanes y sumaron el décimo sexto campeonato a la franquicia más conocida del Planeta Tierra.

2012-2013 EL BIG THREE DE LEBRON EN MIAMI
Con 5 anillos Kobe Bryant forjaba su leyenda y LeBron James huérfano y sediento de gloria abandonaría su ciudad natal y al equipo que lo vio crecer como jugador, para ir en la búsqueda de su primer anillo y escribir su propia historia fuera de casa. LeBron James llegaría y perdería su segunda final frente a los Dallas Mavericks que presentaban la versión más competitiva de Dirk Nowitzki.

James se asociaría con Dwyane Wade y Chris Bosh en Miami, donde fueron presentados como "Los tres reyes magos" de los Heat. Desde entonces y hasta la fecha LeBron se encargaría de escribir su nombre en las siguientes temporadas, llegando a 7 finales consecutivas y haciéndose de 3 anillos.
En las finales del 2012 se enfrentaron a unos jóvenes Oklahoma City Thunder, que liderados por Kevin Durant llegaban a sus primeras finales. Con Durant, Harden y Westbrook –todos con menos de 24 años- los OKC ganaron el primer juego, pero los siguientes cuatro juegos se quedaron en manos de los Heat. Lebron obtenía su primer anillo y el MVP de las finales.

En el 2013 los Heat llegaron como candidatos para defender el título y de la mano de su nueva incorporación, el veterano estrella Ray Allen, lograrían su segundo título consecutivo luego de disputar las tres últimas finales. Esta vez LeBron pudo vengarse de su primera final perdida con los Cavaliers frente a los Spurs en el 2007.

Al año siguiente, en el 2014, la máquina perfecta de los Spurs de Gregg Popovich ganaría la revancha frente a los Heat y LeBron James volvería a Cleveland para continuar escribiendo su historia, la historia que hoy leemos en tiempo real.
      Embed

UNO DE DOS
En las finales que inician este jueves por la noche, los Cavaliers o los Warriors podrán igualar el legado de todos los equipos mencionados anteriormente y tendrán la oportunidad de seguir escribiendo páginas de glorias en el gran libro de la NBA.

Nosotros los aficionados, tenemos el privilegio de ser testigos de tan única historia, ¿Tendrá LeBron James los argumentos necesarios para seguir escribiendo una buena historia y acortar distancia a las páginas del 23 de los Bulls o tendrá Kevin Durant la lapicera dorada para escribir su nombre en la lista de ganadores?

Existen preferencias pero no certezas, lo único cierto es que hay muchos dedos pero pocos anillos, y solo sabremos en julio quien tocará la gloria y lucirá un nuevo anillo. Mientras tanto, disfrutemos viendo los poemas que escriben los mejores basquetbolistas del planeta en cada jugada.

Dicen que la historia solo recuerda a los vencedores, pero en el libro de la NBA también se escribe la de los perdedores.