Copa Sudamericana martes 25 de octubre de 2016

Noche mágica: Cerro gana, hace gozar a su pueblo y avanza a semifinales

Cerro Porteño y otra noche memorable. El Azulgrana venció por 2-0 al DIM y selló su clasificación a las semifinales de la Copa Sudamericana 2016. Cecilio Domínguez marcó los dos goles en una noche mágica para Cerro, que ya está entre los 4 mejores del torneo. El pueblo sueña despierto. ¡Gigante, Ciclón!

Cerro Porteño ya está entre los cuatro mejores de Sudamérica. El Ciclón de Barrio Obrero venció este martes por 2-0 al Independiente Medellín en el estadio Defensores del Chaco y selló su pase a las semifinales de la Copa Sudamericana 2016.

Cecilio Domínguez volvió a vestirse de héroe y marcó los dos goles azulgranas en una inolvidable noche en Sajonia. Al Ciclón le costó, pero golpeó en los momentos justos y fue merecido ganador. De la llave Atlético Nacional-Coritiba saldrá el próximo rival.

Nadie le quita al pueblo la ilusión de tocar el cielo con las manos. Cuatro partidos separar al equipo azulgrana de la gloria. ¡Gigante, Cerro Porteño!

EL PARTIDO. No fue fácil el primer tiempo para el Ciclón. Al equipo de Gustavo Florentín le costó tener la pelota y careció de claridad a la hora de generar, pero golpeó en un momento justo ante un elenco colombiano que se paró bien en la cancha y tuvo las chances más claras, pero no las supo concretar.

En los primeros minutos ambos equipos se mostraron imprecisos, sin embargo, sobre 3', tras un centro desde la izquierda, Álvaro Pereira se anticipó y convirtió, pero su tanto fue invalidado por una leve posición adelantada.

A partir de ahí, Cerro no supo cómo penetrarle al rival. Sobre 15', Raúl Cáceres se equivocó al dar un pase que quedó corto y la pelota quedó en poder de un jugador colombiano, que definió pero se encontró con la figura de Antony Silva, quien evitó el tanto visitante.

Cuatro minutos después, Cerro respondió con un potente cabezazo de Pablo Velázquez que logró desviar con lo justo.

Inmediatamente, el DIM volvió a tener una situación clara, y nuevamente por un error azulgrana: Omar Alderete no pudo controlar una pelota que fue robada por Juan Caicedo, que mano a mano frente a Antony, sacudió un remate por bajo que desvió el portero del Ciclón.

Cerro, con algunos destellos del juvenil Josué Colmán, el único que cuando recibía la pelota trataba de encarar y darle otro ritmo al ataque, trató de inquietar a un ordenado conjunto cafetero.

Sobre 30' se desató la locura en Sajonia y en todo el país: Raúl Cáceres metió un centro desde la derecha para Rodrigo Rojas, que en su afán de rematar de chilena, habilitó a Cecilio Domínguez, quien con un certero golpe de cabeza mandó la pelota al fondo del arco rival, para el 1-0 a favor del Ciclón y el júbilo en el estadio.

El gol hizo crecer en confianza a Cerro, que a partir de ahí se animó más y le dio otra dinámica a su juego.

En el minuto 39 llegó la gran polémica del partido: Rodrigo Rojas trasladó unos metros la pelota y, al intentar sacar un remate hacia al arco, Didier Moreno se adelantó y le punteó el balón, que quedó en poder de Cecilio Domínguez, quien recibió y marcó el gol. El árbitro Mauro Vigliano marcó el círculo central, dando gol, pero su línea levantó la bandera, pensando que Rojas había sido el del pase a Domínguez, quien estaba en posición adelanta.

Todos los jugadores fueron a reclamarle al árbitro, y tras varios minutos de confusión, Vigliano decidió dar tiro libre para Cerro por supuesta falta de Moreno a Rojas al puntearle la pelota. Lo cierto y concreto es que el equipo de Florentín fue el gran perjudicado, ya que el tanto de Domínguez debía ser validado. El primer tiempo se fue con la ventaja mínima para los azulgranas.

En la complementaria, las cosas se le complicaron aún más al DIM cuando sobre 49', Juan Caicedo se fue expulsado con tarjeta roja directa por una plancha contra Álvaro Pereira. El equipo visitante se quedaba con 10 hombres.

El DIM, con 10, trató de inquietar, pero le costó una enormidad ante un Cerro que tuvo chances para liquidar el expediente.

Y sobre 72', el Ciclón tuvo a su favor un penal por una falta infracción sobre Cecilio Domínguez. De la ejecución se encargó, como no podía de ser otra forma, el mismo Cecilio, que con un remate sutil descolocó al arquero e hizo estallar a las 33.000 almas presentes en el estadio decretando el 2-0. Locura cerrista.

Con el 2-0 el partido quedó totalmente liquidado. DIM, sin fuerzas y con un menos, nada pudo hacer ante un equipo paraguayo que estuvo cerca de llegar al tercero.

El pitazo final de Mauro Vigliano llegó y se desató el júbilo azulgrana en el Defensores del Chaco y en todo el país. El Ciclón ya está en semifinales de la Copa Sudamericana, donde espera por Atlético Nacional o Coritiba. ¡El pueblo sueña despierto!