Nos quedamos con las ganas

Tras el pitazo final en el Ex Diben, bajo de las gradas la expresión "No gana el que tiene más ganas"; una frase que resume lo que fue la participación del elenco paraguayo en el Mundial C17 de salonismo.

Colombia fue un justo, claro y merecido ganador, que si bien no brilló a lo largo del torneo, no cambió de repertorio durante su desarrollo con una idea definida, ganar con la cabeza y no con el corazón.

UN SUBE Y BAJA DE  EMOCIONES. Posiblemente un psicólogo podría encontrar respuestas de forma profesional y mucho más precisa,  pero quedó evidenciado que el factor anímico se sentía en la previa que tendría un rol protagónico en el desenlace. La presión, arma de doble filo, trabajó en la mente de los nuestros y  nos jugó en contra.

Al elenco guaraní, bien trabajado en lo físico, le sobraron piernas, pero careció de recursos tácticos y estratégicos en los momentos claves.

Colombia borró con serenidad y una sólida propuesta de juego las viejas mañas y otras provocaciones (que son muy clásicas en nuestro país), rompiendo con el mito de "el más vivo" o el más "mbarete" es el que gana.

El futuro está en las bases, y los cafeteros lo asimilaron a la perfección, producto de ello es su reinado en el futsal, tanto en mayores como en la juvenil.

En el horizonte se vislumbran próximos desafíos, la cantera nacional es una fuente inagotable de indiscutido talento para este deporte, así que la Federación Paraguaya de Fútbol de Salón (FPFS) deberá evaluar la labor realizada, allarnarse a la era moderna deportiva (debe ser una obligación el apoyo de un psicólogo en el Cuerpo Técnico, más en un plantel juvenil), buscando evolucionar, para recuperar ese prestigio bien ganado años atrás.

EL SUR ESTUVO A LA ALTURA. En materia de organización la FPFS abrió un interesante mercado en el sur del país. Los remozados estadios y la gran cantidad de asistencia que supo comportarse más allá de que el resultado final no fue el deseado,  brindaron la nota positiva.

A eso se suman las altas recaudaciones, que marcan una ruta a ser tenida en cuenta para los próximos proyectos de organización de torneos internacionales.