Paraguay: Ganar o morir

 


El único camino válido es el triunfo, no hay vuelta atrás, Paraguay debe ganar o morir.

 

La realidad de la selección ya es conocida, caminamos en la cornisa desde hace tiempo. Los errores y las mezquindades han pasado la factura a la Albirroja, que este martes debe superar a Chile para evitar un doloroso y definitivo "adiós" al sueño mundialista.

 

Es el momento en que la historia, la garra guaraní y el peso de la Albirroja deben salir a flote para reencausar el camino y mirar con esperanzas la recta final de las Eliminatorias Sudamericanas.

 

Los históricos están, las ganas están, promesa de sacrificio también ¿y el público?. Dónde están los "incondicionales", "el que va en las buenas y las malas". Si pretendemos que algún día la Selección de grande glorias y hazañas, debemos transmitirles fuerza en estos momentos duros. Que sientan el respaldo de la gente, que el aliento sea el alivio para la tensión y un consuelo en la derrota.

 

El papel de la hinchada es apoyar: juegue mal o bien el equipo, estando arriba o abajo en la tabla de posiciones. Y eso es una materia pendiente de la afición deportiva. Es una forma de cuidar a nuestros ídolos que dieron tanto y estimular a los jóvenes que se suman y están ansiosos de dar triunfos.

 

No son clubes quienes juegan, no es Cerro Porteño, Olimpia, Guaraní, Nacional o Libertad, es Paraguay. Quién piense lo contrario no solo no es un patriota, su visión del fútbol es limitada a un falsa pasión y no abraza los ideales del deporte. PARAGUAY ES TODO.

 

GANAR PESE A PELUSSO. Para ganar a Chile, Paraguay debe poner lo mejor que tiene y principalmente, vencer los desatinos del entrenador Gerardo Pelusso, quién hasta ahora no ha demostrado estar al nivel de la selección y acción tras acción contribuyó efectivamente a empeorar la situación de Paraguay.

 

Entre quien entre, debe ser consciente que hay una historia en juego pero en caso de derrota, hay que morir con honor, dando todo el sacrificio que se puede dar.

 

FUERZA PARAGUAY.