Eliminatorias jueves 01 de septiembre de 2016

Paraguay hace callar al bicampeón y logra un triunfazo

Un guapo Paraguay machacó contra el aire triunfalista de Chile y puso fardos de coraje para derrotar 2-1 en el Defensores del Chaco al bicampeón de América, que habló más de la cuenta en la previa, pero en el rectángulo se encontró con un extraordinario equipo albirrojo.

Por Alcides Benítez: En Twitter @alcybenitez

Paraguay consiguió este jueves un triunfo de una dimensión incalculable por la fecha 7 de las Eliminatorias Sudamericanas en el debut de Francisco Arce en el banquillo albirrojo. La victoria pesa más porque se da frente a la bicampeona de América, que llegó con muchos galones, pero poco le valieron ante la valentía del cuadro nacional.

Fue una combinación de muchos elementos para doblegar a los trasandinos. Carácter, agresividad, contundencia al inicio y la construcción de una muralla fuerte para defender el resultado cuando el rival tiró el manotazo de ahogado. Óscar Romero y Paulo da Silva prenden de vuelta la ilusión nacional de llegar al Mundial de Rusia en el 2018.

EL PARTIDO. En medio de un clima fantástico, la Albirroja saltó a un lleno estadio Defensores del Chaco con una alineación compartida por irreverentes jóvenes y viejos caudillos. Diego Barreto en el arco, centrales duros, velocidad en los laterales, marca y talento en la línea de volantes y dos nueve de mucho peso en una disposición táctica 4-4-2.

Así estuvo conformado "los once iniciales correctos del Chiqui Arce", el mismo que había pensado desde la convocatoria, tal como declaró sin revelarlo en la antesala del juego. La fortaleza moral de la previa se transportó en el campo para madrugar a los chilenos. Dos goles en ocho minutos, una ventaja impensada ante la campeona de América.

El primer tanto rompió la garganta a los cinco tras una mala salida de Vidal. Moreira escondió la redonda bajo la suela para gastar un segundo de transición hasta ubicar a Óscar Romero. El zurdo surcó el césped desde el sector izquierdo hacia el centro, y sin perder mucho tiempo en el control desenfundó un potente disparo, cayéndose, imposible para el sustituto de Bravo.   

Y antes de ceder el balón y permitirle a la Roja que haga gala de la posesión, Paraguay metió otro mazazo en el cuerpo visitante. Solo tres minutos de la apertura. Y con la fórmula histórica de los nuestros: el centro, cabeza y gol. Víctor Ayala en la ejecución, Santander peleó arriba y el capitán de esta noche Paulo da Silva sentenció a Cristopher Toselli a los 8 minutos.

La presión alta surtió efecto, pero era imposible mantener la intensidad. Con el reloj, Chile se asentó mejor en Sajonia cuando entró en sintonía Vidal, Aránguiz y con peligro cuando la pelota encontró más a Alexis Sánchez. Y con el balón se adueñó de la parcela albirroja y Chile creó una situación importante y lujosa mediante una chilena de Eduardo Vargas que dio trabajo a Barreto (24 m).

El combinado nacional rasguñó en el mediocampo para cortar alas a los trasandinos, que creció en su propuesta ofensiva. Luego Vidal se sacó la espina y metió a su equipo de lleno en un partido demasiado intenso. Ya Rodrigo Rojas había cortado un jugada de quebranto, pero en el cobro el jugador del Bayern Múnich puso en la red el centro de Aránguiz (35 m).

Y el inicio del complemento copió el guión de la primera fracción, solo que no llegaron los goles, pese a que se apilaron situaciones claras. La selección volvió a entrar con la presión alta y mediante esa acuciante marca los chilenos perdieron pelotas de peligro cerca del área, aunque no se pudo hacer el tercero y el rival quedó de pie.

Romero, Lezcano, Rojas y Santander contaron con chances evidentes, una más clara que otra, pero faltó resolución. La puntada final. Con la renta muy reducida, el empate siguió pendiendo de un hilo, especialmente cuando se produjeron un par de arremetidas individuales de Alexis Sánchez.

Llegó el momento de otra táctica. Arce refrescó su línea a los 66' con el ingreso de Miguel Almirón en detrimento de Santander, con el que cambió de esquema. El flaco volante agrandó la posesión paraguaya por momentos, vital para absorber un poco de aire y para volver a encadenar la marca. Aún así, en un contragolpe, Jorge Moreira quiso hacer el gol de su vida, pero no dio precisión a su remate.

Por su lado, Pizzi mandó toda la artillería a la cancha con Puch, Gutiérrez y Pinilla. El partido se jugaba a estas alturas como lo predijo el técnico albirrojo en la conferencia de prensa. Era una lucha de guapo contra guapo, macho contra macho. Chiqui metió a Bruno Valdez en lugar de Rodrigo Rojas para intentar cerrar el partido, que se logró con el pitazo de Pitana para volver a prender la ilusión de ir al Mundial de Rusia.

La Selección Nacional está de vuelta, al menos está noche mostró ser un equipo serio y fuerte. Con el valioso triunfo, uno que puede servir como un baño de humildad para Chile, la Albirroja se mete en la lucha. Suma 12 puntos en las Eliminatorias Sudamericanas, sexto en la tabla. El próximo desafío se llama Uruguay, que está noche cayó frente a Argentina y cedió la punta a la Albiceleste de Messi.