Selección Paraguaya domingo 22 de enero de 2017

Paraguay maquilla caída ante un Brasil a media máquina

VIDEO. Un deslucido Paraguay no logró encontrar nunca el rumbo del encuentro animado ante Brasil. Aunque sobre el final Jesús Medina puso todo a tiro de empate, la verdad es que ahora, el Sudamericano Sub 20 se complica y lamentablemente la Abirroja deja de depender de sí misma.

Aunque duela, al juvenil equipo nacional hoy se lo puede catalogar como a un cuadro sin identidad y para la dura realidad: la Albirrojita resulta un espanto.  

En su segunda presentación por el Sudamericano de la categoría que otorga cupos al Mundial de Corea del Sur, el seleccionado paraguayo cayó por 3-2 ante un Brasil que tampoco destella.

Aunque antes del juego nada estaba definido, a priori el resultado era conciliable como parte de la empresa, y habrá que agradecer al delantero gumarelo Jesús Medina, cuya inspiración evitó que la historia se escriba con una goleada.

Al margen de que varios en el plantel ya fungen de futbolistas profesionales, resulta increíble que por momentos no puedan concretar más de tres pases seguidos.

EL PARTIDO. A los 38', Brasil encontró el primero por intermedio de un tiro libre desviado en la barrera. La trayectoria del balón tomó una comba rara y venció por completo la reacción del guardametas Marino Arzamendia. Comenzaba el periplo.
      Embed

Antes Paraguay tuvo un mano a  mano con Sebastián Ferreira al ataque. La jugada no tuvo final feliz por un salvador pie de Caique, portero y capitán contrario quien mantuvo la ventaja por la mínima y determinó que los 45' se fueran a vestidores.

En la complementaria la "canarinha" encontró rápido el segundo (56') y amplió la diferencia con otro gol más a los 68', cuando los nuestros ya jugaban con uno menos, por expulsión de Julio Villalba.

El fichaje del Borussia Mönchengladbach protagonizó una acción irresponsable que diezmó a su equipo y echaba la noche a plena tarde en Ambato, Ecuador.  

Sin embargo Medina maquilló el resultado, primero convirtiendo un penal provocado por una mano el área verdeamarela (74'), y después por una inspiración propia que mandó a guardar al ángulo del pórtico brasileño. Literalmente, un golazo (90').
      Embed

Para esta dura caída es difícil encontrar o señalar culpables directos, aunque resulte fácil decir que la cuestión pasa por la dirección técnica,  obviando la directa complicidad de los atletas.  

Cabe expresar que hasta acá no todo está dicho. En la próxima fecha, el martes ante Chile (19.00), los dirigidos por Pedro Sarabia tendrán la brillante oportunidad de taparnos la boca a periodistas y aficionados. En sus pies no cabe otra posibilidad que ganar o ganar, rescatando que esta vez no se perdió por 3-0 y teniendo en cuenta que con 10 hombres la remontada aparentaba imposible.