Juegos Olímpicos 2016 jueves 18 de agosto de 2016

Presidente de Brasil afirma que la seguridad en los Juegos fue absoluta

El presidente interino de Brasil, Michel Temer, afirmó hoy que los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro se desarrollaron con una seguridad absoluta y que el país demostró su capacidad para organizar grandes eventos.


El jefe de Estado admitió que cuando el evento comenzó a ser organizado había dudas sobre la capacidad de Brasil de garantizar la seguridad y de ofrecer respuestas adecuadas a aspectos como transporte y logística.

"Pero lo que asistimos desde la inauguración, con ese espectáculo maravilloso, fue una tranquilidad absoluta en Río de Janeiro", aseguró el presidente interino en un breve pronunciamiento que hizo en el Centro de Prensa del Parque Olímpico.

Según el mandatario, la coordinación entre las diferentes esferas de Gobierno y entre las Fuerzas Armadas, la Fuerza Nacional de Seguridad y las fuerzas policiales regionales garantizaron una "seguridad absoluta".

El presidente no hizo mención a algunos incidentes registrados durante el evento, como el asesinato de un policía de elite enviado a garantizar la seguridad en Río; las balas que aparecieron en una de las instalaciones olímpicas y los asaltos que han sido denunciados por algunos turistas y hasta por deportistas.

"Un número grande de turistas anda tranquilo por las calles y participa con entusiasmo de los Juegos Olímpicos y de los eventos en las calles", agregó el mandatario.

Temer hizo la declaración tras una reunión de cerca de dos horas que tuvo con siete de sus ministros, con miembros del Comité Organizador Río 2016 y con las autoridades regionales y municipales de Río de Janeiro.

Afirmó que se trató de una de las últimas reuniones para discutir la organización de los Juegos Olímpicos y que fue aprovechada para hacer una evaluación del evento a tres días de su clausura, el próximo domingo.

De acuerdo con el mandatario, en las primeras reuniones había una gran preocupación con asuntos como seguridad, organización y tranquilidad institucional en Brasil, en una referencia a la situación del país con dos presidentes.

Ello debido a que Temer ejerce interinamente la presidencia desde el 12 de mayo, cuando el Senado decidió separar temporalmente del cargo a la presidenta Dilma Rousseff mientras la somete a un juicio destituyente por supuestas irregularidades en el manejo de las cuentas públicas.

De acuerdo con Temer, todas las dudas que existían desaparecieron transcurridas dos semanas desde la inauguración de los Juegos Olímpicos.

"Creo que habrá un reconocimiento mundial de la capacidad de Brasil de organizar eventos de carácter internacional", dijo.

El presidente interino dijo esperar que el mismo entusiasmo reservado para los Juegos Olímpicos también sea destinado a los Juegos Paralímpicos que comienzan el 7 de septiembre próximo.

"Espero que el mismo entusiasmo de verifique en los Juegos Paralímpicos, lo que es algo importante para Brasil, para el mundo y para los atletas que lo disputan", afirmó.

En su pronunciamiento el presidente confirmó que no asistirá a la ceremonia de clausura de los Juegos Olímpicos el próximo domingo en el estadio Maracaná pero negó que sea por temor a que se repitan los fuertes abucheos que recibió en la ceremonia inaugural.

"Pedí para reservarlos (los abucheos) para los Juegos Paralímpicos porque vendré a inaugurarlos", dijo.

El presidente interino también se refirió a la actuación de Brasil en los Juegos Olímpicos y a las catorce medallas hasta ahora cosechadas, que pueden convertir los de Río de Janeiro en los más fructíferos de los deportistas brasileños en la historia olímpica.

Brasil está a un oro de registrar su mejor resultado en unos Juegos Olímpicos pero, como lo recordó el propio Temer, ya tiene algunas medallas garantizadas y aún va a disputar varias finales.

En la reunión de este jueves en Río de Janeiro para evaluar los Juegos Olímpicos participaron entre otros los ministros de la Presidencia, Justicia, Defensa, Relaciones Exteriores, Deportes, Cultura y Turismo, así como el presidente del Congreso, senador Renan Calheiros; el gobernador de Río de Janeiro, Francisco Dornelles, y el alcalde de Río de Janeiro, Eduardo Paes. EFE

¿Qué te pareció la noticia?
0