¿Qué hicieron las barras por el fútbol?

 

 

La posición de víctima de los jefes de barras organizadas, ante las nuevas sanciones y prohibiciones de la APF, motivan este comentario. Las barras y el problema que daña el fútbol: La violencia. 

 

 

Más de un jefe de barra expresó a través de los medios de comunicación su indignación ante la supuesta "persecución" a la que son sometidos. Sin embargo, los nuevos castigos del Tribunal de Disciplina de la Asociación Paraguaya de Fútbol no vienen por casualidad y son consecuencia directa de sus acciones.

 

La violencia en el fútbol ha tenido una escalada importante a finales del 2013 y la cuestión no parece mejorar en este año. El problema es tal y la rivalidad tan absurda, que ni en la previa a los juegos amistosos de verano nos libramos de lamentables hechos que involucran a las barras organizadas.

 

Es esa falta de autocrítica la que molesta, repugna y reafirmar el sentimiento negativo hacia los hinchas organizados. La violencia que ellos emanan está matando el fútbol. Esto no es un juego y eso parecen "no entender" estas personas. 

 

Por la "cultura del aguante" estamos tirando por la borda todo lo lindo que tiene este deporte y dando espacios para esta gente que hasta ahora no hizo algo bueno, "solo alentar". La mentira de la "fiesta en la cancha" es una figura que se debe romper y comenzar a buscar los verdaderos motivos que inspiran a las barras.

 

Si los referentes de los diferentes clubes siguen con la temática de mostrarse como víctimas antes que amoldarse a las reglas y aportar realmente al espectáculo, habrá que poner la pelota al piso y preguntarnos ¿qué es lo que queremos para nuestro fútbol?.

 

 Pero antes de dar una respuesta sería importante saber ¿qué hicieron las barras? para merecer un lugar. Es el momento que sentemos una postura firme y dejemos de apañar a los violentos. Repito, la violencia está matando nuestro fútbol.