Fútbol Internacional domingo 19 de febrero de 2017

Ribéry visita al joven francés símbolo contra la violencia policial

Franck Ribéry, uno de los futbolistas franceses más destacados de la última década, visitó en las afueras de París al joven Théo, convertido en símbolo contra la violencia policial por la violenta detención que padeció y resultó en un desgarro anal.

"Respeto para Franck Ribéry que visitó hoy a Théo. Él es un gran admirador de Franck Ribéry y se emocionó con esta visita", contó en las redes sociales Abdellah Boudour, quien dirige una asociación en favor de la integración de los jóvenes de las barriadas.

Boudour colgó una foto de Théo y Ribéry, quien ofreció al joven una camiseta de su club, el Bayern de Múnich.

El joven agredido recibió el respaldo de otros futbolistas, como el francés Adil Rami (Sevilla), y de exjugadores como Eric Cantona.

Théo, de 22 años, descansa en su domicilio desde el pasado jueves, cuando fue dado de alta después de dos semanas de estancia en el hospital.

El joven, que tiene un trabajo parcial como animador social mientras intenta hacer carrera como futbolista, sufrió una violenta detención en la que resultó supuestamente sodomizado con una porra extensible el pasado día 2 en la localidad de Aulnay-sous-Bois, en el extrarradio noreste de París.

Desde entonces, decenas de manifestaciones se ha convocado en su apoyo para denunciar la violencia policial y su impunidad, especialmente la ejercida contra los jóvenes negros que viven en zonas desfavorecidas de los alrededores parisinos ("banlieu").

Algunas de estas protestas han derivado en disturbios entre la policía y los manifestantes.

En ellas se han registrado centenas de arrestos y centenares de vehículos dañados y contenedores quemados.

La agresión a Théo ha derivado en un asunto de Estado en el que el propio presidente francés, el socialista François Hollande, se ha implicado al visitar la semana pasada al joven en el hospital de Robert-Ballanger, en Aulnay-sous-Bois.

Hollande dijo que hay que dar tiempo para que la justicia haga su trabajo y recordó que los agentes tienen que respetar sus reglas de intervención, al tiempo que reprobó los daños materiales provocados por los disturbios.

Los cuatro agentes implicados están imputados por uso de la violencia y uno de ellos, además, por violación.

El informe policial acerca del asunto reconoció la detención violenta, pero apuntó que la violación anal con la porra que provocó su hospitalización fue "accidental" y no voluntaria, dentro de una detención "violenta y forzosa". EFE

¿Qué te pareció la noticia?
0