Se acabó el crédito y costará renovar la confianza

Queda un encuentro más para la Absoluta y se cierra el año. El martes, en el estadio de Alianza Lima, en Perú, termina un ciclo que dejó más amargura que otra cosa. Un presente sombrío y un futuro incierto. La Albirroja no despierta interés ni confianza, así quedó testimoniado en Luque cuando enfrentó al cuadro incaico. El 2-1 no merece festejo, sí preocupación. Se jugó bien parte del segundo tiempo y ante una escuadra que tiene tanta angustia como nosotros.

El desconcierto es palpable porque no hay un orden en el camino y solo queda esperar y esperar. No se tiene con certeza quién será el encargado técnico, el que asuma la enorme responsabilidad de llevar adelante el nuevo rumbo, una frase bien aplicada en este caso.

El plantel será renovado, los experimentados y los que tienen ganas son varios, mientras se aguarda por una transición justa para el cambio. Lo que agrava la situación de cara a las próximas Eliminatorias es todo el tiempo perdido, los amistosos actuales no sirven en la dimensión requerida, sí para mostrar caras frescas y entusiasmo. Se programa un partido en nuestro país con jugadores del plano local ante Estados Unidos el 3 de febrero. Como oportunidad para algunos vale, pero no pasa de eso y lo que puede complicar es la plena disputa de la Copa Libertadores de América, donde tres equipos paraguayos estarán en acción, dos en forma directa y uno por repechaje, es decir, si se concreta ante los norteamericanos, se formará un "rejuntado" y a la cancha.

En marzo se concretaron dos fechas FIFA frente a México y Canadá; creemos que para entonces ya estará funcionando con mayor seriedad el operativo Mundial Rusia 2018. Aquí se podrá reunir a todos, a lo que se deben sumar los tres compromisos como mínimo en Copa América en Chile. Esta será la base de la preparación, porque después arrancan las Eliminatorias, aunque podría saltar algún cotejo más, pero es poco para llevar adelante el emprendimiento.

Esa es la realidad, mientras Chile pone todo de la mano de Jorge Sampaoli; Colombia dio muestras de que está para grandes cosas con la conducción de José Pekerman, y Uruguay continúa con el mismo sello, el de Óscar Tabárez. Tres rivales que sacaron amplia ventaja en el cimiento estructural, y dejamos el apartado para Argentina y Brasil ¿O tenemos dudas de que no estarán en la próxima cita cumbre? Son cuatro plazas y media y no contamos con Perú, Venezuela y Bolivia, que andan igual que nosotros, con la ilusión de revertir su pésimo momento.

Estamos para abajo y no es casualidad. La responsabilidad de Alejandro Domínguez es terrible, hay que hacer borrón y cuenta nueva y eso lleva tiempo, el que no se utilizó en esta última etapa. Esto no es pesimismo, sino una muestra de actualidad. Hay muchas dudas y no podemos apartarnos de ellas.

Necesitan levantar vuelo

Aunque hay una distancia entre los grandes, existen similitudes, sin embargo. Por un lado, Cerro Porteño pelea el título y mucho dependerá de la regularización ante Guaraní para establecer su puntaje. En la previa creemos que el juego de esta noche ante 12 de Octubre no traerá complicaciones; es más, le favorece el acumulativo para meterse en la Copa, aún no alcanzando el campeonato. Eso tiene como beneficio, aunque le sigue remordiendo su eliminación ante Boca.

En tanto, su eterno rival se debate en su propia interna por declaraciones que, entiende la directiva franjeada, fueron agraviantes, y Víctor Centurión fue suspendido por tres días. El propio Trovato se encargó de afirmar que su club se debe

depurar en todos los ámbitos y que es necesaria una refundación que engloba todo, como alcanzar una propia paz interna. El Decano espera por la Libertadores, no dependiendo de sí mismo, asegurando de todas maneras su participación en la Copa Sudamericana.

¿Cómo hará Olimpia en el primer semestre para ser protagonista? Hay muchas cosas por cambiar si en verdad está decidido a llevarse la corona, la cual derivará en la obtención del tique a la edición 2016 de la Copa más preciada, la que levantó tres veces. Hoy los grandes están en falta. Al Ciclón le cayó mal y se intoxicó con la goleada del Xeneize y el Franjeado tiene que ordenar su propia casa.

La anhelada semifinal

En algunos días más se despedirá la Sudamericana y apareció en la semi la confrontación perfecta. Frente a frente Boca y River. Lo que tanto añoró la prensa argentina y se cumplió. Los de mayor convocatoria se verán las caras, pero con un agregado que restará bullicio: las hinchadas visitantes no estarán presentes. En la otra serie, Atlético Nacional y São

Paulo; el cuadro colombiano zafó por un milagro ante General Díaz, mientras el instituto brasileño, cargado de estrellas, se muestra como favorito. Este certamen acapara el interés y pasó a ser un evento de notable atracción.