Superclásico jueves 24 de agosto de 2017

Se citan dos protagonistas de la Copa Libertadores 1989

Dos antagonistas de una de las más emocionantes finales de la Copa Libertadores en sus 57 años se reencontrarán el próximo sábado cuando se enfrenten Cerro Porteño y Olimpia en el superclásico del fútbol paraguayo.

Leonel Álvarez y Ever Almeida dirigirán a los dos equipos asuncenos desde los banquillos y en el recuerdo estará la noche del 31 mayo de 1989 en que la vida y el fútbol los llevó a definir la trigésima versión de la Libertadores.

El recuerdo de aquella jornada permanece en el recuerdo de los los hinchas del Olimpia y del Atlético Nacional, que disputaron el título en el estadio El Campín de Bogotá.

El partido de vuela de la final debió jugarse en Bogotá y no en la ciudad donde Nacional es local, Medellín, debido a que el estadio Atanasio Girardot no tenía el aforo exigido por la Conmebol.

El encuentro decisivo puso frente a frente a Almeida, entonces portero y capitán de Olimpia, con Álvarez, el encargado de desarmar el juego del rival en la mitad de la cancha del Atlético Nacional.

En este partido el equipo colombiano conquistó el primero de los dos títulos de Libertadores que atesora. Fue en una tanda de penaltis de infarto pues en la otra portería estaba René Higuita que se consagró al detener cuatro lanzamientos.

La conquista del título ya la habían intentado sin suerte el Deportivo Cali en la final de 1978 y el América de Cali en las de 1985, 1986 y 1987.

El Olimpia, que había alzado al Copa en 1979 con el uruguayo Luis Cubilla en el banco, ganó al Nacional en el partido de ida por 2-0 en el estadio Defensores del Chaco con goles de Rafael Bobadilla y Vidal Sanabria.

Almeida, el principal referente en el Decano paraguayo, resistió en Bogotá el asedio constante a su portería de los atacantes Albeiro 'el Palomo' Usuriaga y John Jairo Tréllez y el creativo Alexis García, que brillaban bajo la dirección de Francisco Maturana.

Aquella noche en El Campín, y con el arbitraje del argentino Juan Carlos Loustau, el equipo colombiano parecía encarar una misión muy difícil, hasta que en el minuto 51 un gol en contra de Jorge Guasch y en el 65 el tanto de Usuriaga igualaron el marcador global.

La consagración llegaría en los tiros desde el punto blanco, donde Almeyda perdió el primer lanzamiento ante Higuita.

Después de 17 cobros fue el momento de Almeida en la portería y Leonel Álvarez desde los doce pasos.

Un instante que los ahora entrenadores no quieran comentar.

En una corta carrera, Leonel Álvarez definió de pierna derecha y anotó el gol que le dio la primera Copa Libertadores a Colombia.

Habría revancha y al año siguiente Olimpia eliminó al Atlético Nacional en semifinales, también desde el punto penal. Así 'el Decano' consiguió su segundo título continental a expensas del Barcelona ecuatoriano.

Pero aquella noche de los 18 lanzamientos en El Campín, siempre quedará en el recuerdo como una de las definiciones más dramáticas de la Copa Libertadores.

Ahora, desde la dirección técnica, ambas leyendas del fútbol sudamericano y antagonistas de aquella fría noche bogotana de 1989 se reencontrarán este sábado 26 de agosto a las 15.00 horas en el estadio Defensores del Chaco.

Olimpia, el onceno dirigido por Ever Almeida, viene de vencer el pasado fin de semana por 2-0 al Guaraní, al que le arrebató la segunda plaza en el torneo para ponerse a dos puntos del líder, el General Díaz.

Cerro, dirigido por el colombiano Álvarez, no jugó su partido de este fin de semana contra Deportivo Capiatá porque el sábado anterior fue el día de la reapertura de su renovado estadio 'La Nueva Olla'.

El Ciclón paraguayo está inmerso en la Copa Sudamericana, en la que enfrentará al Atlético Junior colombiano en octavos de final.

El clásico paraguayo se jugará en la sexta jornada del torneo Clausura y siempre se disputa en una cancha neutral, esta vez será en el Defensores del Chaco.

Los dos testigos ilustres de la final de la Copa Libertadores de 1989 se encontrarán 28 años después. EFE