Champions League miércoles 19 de agosto de 2015

Shakhtar y Dinamo Zagreb avistan la fase de grupos

El Valencia, que derrotó por 3-1 al Mónaco, el Shakhtar, vencedor en Viena frente al Rapid (0-1) y el Dinamo Zagreb, que logró una agónica victoria en Albania contra el modesto Skenderbeu (1-2) dieron un importante paso adelante este miércoles para asegurar su presencia en la fase de grupos de la Liga de Campeones.

En Mestalla, el Valencia logró un meritorio triunfo ante un rival más rodado, el Mónaco, que ha disputado ya dos jornadas de la Liga francesa y que, tan sólo durante diez minutos del segundo tiempo, llevó la incertidumbre a la afición valencianista.

Ni la gris pretemporada, ni la ausencia de Nicolás Otamendi, en Inglaterra para cerrar su fichaje, pudieron con el empuje de Mestalla en otra mágica noche europea que comenzó a encarrilar a los cuatro minutos Rodrigo.

El gol de Mario Pasalic, al comienzo del segundo tiempo (minuto 49), pareció sembrar las dudas en el conjunto de Nuno Espiritu Santo, pero la reacción valencianista llegó diez minutos después, con un afortunado disparo de Dani Parejo que entró en la meta monegasca tras dar en un defensa.

Lanzado al ataque desde ese momento, el Valencia encontró la recompensa con el tanto del argelino Sofiane Feghouli (m.86) que le permite viajar al Principado con cierta tranquilidad.

También espera corroborar su presencia en la fase de grupos el Shakhtar Donetsk, que en el Ernst Happel de Viena acabó con la condición de invicto esta temporada del Rapid, gracias a un gol del brasileño Marlos Romero antes del descanso (0-1).

El Dinamo Zagreb, mientras, pasó más apuros en Albania, ante el Skenderbeu, un modestísimo club albanés que transita por el puesto 227 de acuerdo al coeficiente UEFA y opuso más resistencia de la esperada.

De hecho, hasta creyó en el milagro después de que Shkembi adelantase a los locales en el minuto 37. Sin embargo, un gol del argelino Soudani (m.66) y, sobre todo, el logrado en el tiempo de prolongación por Josip Pivaric convierten en una hazaña casi impensable la supervivencia de los "lobos blancos" albaneses.

También ganó el Celtic, pero lo que iba para fiesta en Glasgow acabó en drama. Y eso que los "hoops", el primer club británico que alzó la Copa de Europa, tuvieron un comienzo fulgurante, en el que creyeron dejar sentenciada la eliminatoria frente al Malmoe, con los goles de Leight Griffiths (m.3) y Nir Bitton (10).

Pero los escoceses no supieron manejar el resultado, cedieron demasiado la iniciativa y el Malmoe creció. Descontó por medio de Jo Inge Berget en la reanudación (m.52) y, pese a encajar un nuevo tanto de Griffiths (m.61), la respuesta de Berget cuando ya se festejaba el triunfo en Celtic Park deja la eliminatoria abierta para la vuelta en Suecia (3-2).

Algo parecido le pasó al Basilea suizo, que sobrepasó el minuto 90 con ventaja y acabó cediendo un empate ante el Maccabi (2-2), que prácticamente le obliga a ganar en Tel Aviv.

Eran Zahavi adelantó al campeón israelí en el minuto 31 y apenas ocho minutos después el argentino Matías Delgado, de penalti, logró el empate para el conjunto suizo, que creyó asegurar el triunfo después de que anotase el 2-1 Embolo en el minuto 88. Sin embargo, en el último instante, en el sexto minuto de la prolongación, Zahavi logró un gol que puede valer la clasificación. EFE


¿Qué te pareció la noticia?
0