Fútbol Internacional jueves 07 de septiembre de 2017

Simeone dice que tiene "mucha más energía" que cuando empezó

El entrenador del Atlético de Madrid, el argentino Diego Pablo Simeone, aseguró este jueves en una entrevista publicada en la web del club que, tras su reciente renovación, tiene "mucha más energía" que cuando empezó en diciembre de 2011.

El vídeo de la entrevista publicado por el club comienza por las declaraciones del propio Simeone en el último partido del Vicente Calderón en las que confirmó a los aficionados que se quedaba en el club.

"No soy una persona de decir algo que no sienta. Me salió espontáneamente explicaros lo que vengo viendo desde que estamos en el club", rememoró Simeone, que dijo que siempre ha visto "una posibilidad de mejora enorme" al Atlético desde su llegada en diciembre de 2011 y agregó que "la razón" se la ha dado "el tiempo".

En este aspecto, Simeone se refirió a su última renovación, anunciada el pasado martes y que prolonga su vínculo con el Atlético hasta junio de 2020.

"Muchos me decían: vas a renovar de nuevo con el Atlético que siempre ha tenido problemas, que siempre empezar de vuelta, que la temporada que vienen no va a ser buena... Yo en eso nunca creí. Siempre creí en el club porque los conocía. Siempre creía en los futbolistas que tenía para seguir mejorando al club consecuentemente", explicó

Esa mejora, tanto del club como de los jugadores, su "entusiasmo" y su "experiencia", es la que impulsa a Simeone. "Eso me motiva, me entusiasma. Hemos decidido seguir", añadió.

El técnico argentino recordó que "siempre" le han gustado los desafíos.

"Me perturba cuando dicen 'no se puede', 'estar muchos años en un club es complicado', 'estar mucho tiempo con futbolistas es muy complicado'... Yo digo ¿por qué? Si los futbolistas están bien e interpretan que su responsabilidad es jugar a la pelota y hacer lo mejor para el club, y lo único que tiene que hacer el entrenador es mejorar los resultados", razonó.

Simeone recordó que tiene en su plantilla jugadores que le conocen desde hace mucho y que ayudan a los jóvenes a que tengan "la fortaleza de dar cada día un paso más adelante".

"Siempre he dicho que soy un agradecido a los futbolistas que tengo. Y sobre todo al club", declaró.

El técnico del Atlético recordó el esfuerzo "enorme" que hizo el club en sus primeras temporadas para retener a jugadores como el colombiano Radamel Falcao. "Se la jugó y salió bien. Confió en el entrenador, en Falcao... Y así fuimos logrando títulos y fuimos creciendo juntos", añadió.

En esa tesitura, si tuviera que elegir entre que se fueran sus actuales jugadores y pudieran fichar otros, o que no se fuera ninguno y no pudieran contratar, elegiría esto último.

"No tengo la menor duda y me quedaría con la segunda opción, que se queden Koke, Saúl... Y no podamos contratar otros jugadores. ¿Por qué? Porque son futbolistas extraordinarios y cuando los hay siempre hay posibilidad de mejora", explicó Simeone.

"En el momento que me llegó el mensaje de que el club no podía contratar lo único que le pedí es que no se fuera nadie. Y así fue. Por eso seguimos estando acá. Por eso seguimos estando juntos. Cada uno, desde su lugar, pelea para que podamos estar todos en la misma línea", añadió sobre la sanción de la FIFA que impidió al Atlético inscribir jugadores en el último mercado de fichajes.

Simeone aseguró que sintió al renovar su contrato "la misma ilusión" y tiene "mucha más energía" que cuando empezó en diciembre de 2011.

"Conozco mucho más al club, a los futbolistas que tengo y la renovación va encaminada a los desafíos múltiples que hay. Veo que el club crece", afirmó Simeone, que inscribió en este crecimiento el cambio al nuevo estadio.

"Cambiar de estadio, más allá de que siempre genera una insatisfacción al inicio, cuando veas este estadio, veas este crecimiento del club te gustará crecer, porque a todos nos gusta crecer", dijo.

"Y cuando vean que el club sigue creciendo, el hincha obviamente no va a perder nunca los recuerdos, la nostalgia, el amor que ha tenido por el Metropolitano entonces, por el Calderón después, y se va a enamorar del Wanda Metropolitano también, porque lo que te enamora y lo que enamora en realidad a los hinchas es la camiseta, lo único que evidentemente nunca va a cambiar, y mientras no cambie la camiseta, todo lo demás se puede mejorar si hay posibilidades", continuó el técnico del Atlético.

Simeone confesó que su mejor momento como entrenador rojiblanco fue el campeonato de Liga 2013-14 conquistado en el Camp Nou contra el Barcelona (1-1, con gol del uruguayo Diego Godín).

"Haber ganado la Liga fue algo querido, algo buscado y trabajado. El club en diciembre hizo una apuesta fuerte por (José) Sosa, por Diego Ribas, futbolistas que tenían jerarquía y potenciaron a esa segunda vuelta para que el entrenador y los futbolistas que estaban sigan mejorando", recordó.

El técnico argentino reconoció que el momento más bajo de sus seis años y medio dirigiendo al Atlético fue la segunda final de la Liga de Campeones perdida en mayo de 2016 en Milán contra el Real Madrid en la tanda de penaltis.

"Está claro que fue, sobre todo la segunda, un dolor casi irreparable en algún momento", dijo Simeone, que recordó la rueda de prensa posterior a aquel partido en la que dijo que era "tiempo de pensar", una frase que fue interpretada como una duda sobre su continuidad en el Atlético.

"Cuando comenté lo que comenté postpartido en Milán, no entendieron o no quisieron entender lo que dije. Hay que estar en el lugar del personaje entrenador que le toca ir después de una segunda final perdida contra el mismo rival, una final perdida en el 94 con un 1-1, una final perdida por un penal...", explicó.

"Es muy difícil, muy duro, pero muy duro sobre todo porque yo veía el esfuerzo que habían hecho mis futbolistas, el esfuerzo que había hecho el club para llegar a este lugar, y obviamente las energías para poder seguir sosteniendo todo esto tienen que estar al 100, no vale al 90. Y yo para seguir dándole al club lo que necesita y al equipo, obviamente tengo que estar al cien por cien", continuó.

"Evidentemente costó, fue un tiempo de luto, como dije en su momento, y después a mirar para adelante, porque creo que de la misma manera que hay que disfrutar los triunfos hay que sufrir las derrotas. Porque si vos no sabes sufrir las derrotas nunca vas a poder festejar bien los triunfos", finalizó Simeone.

El técnico del Atlético terminó refiriéndose al futuro, pero para ello fue fiel a su máxima del 'partido a partido'.

"Valencia, Valencia y Valencia. Hasta el día que me vaya será el rival que tenga por delante", concluyó el técnico del Atlético de Madrid. EFE