NBA viernes 17 de febrero de 2017

Sin rodeos ni toreros: Los Bulls tiñeron de rojo a los Celtics

VIDEO. Con una marca de 17 victorias y 11 derrotas en condición de visitante los Boston Celtics llegaban al mítico United Center de Chicago para disputar el clásico de la Conferencia Este frente a los Bulls. La noche entregó un tremendo partidazo con un final más que polémico. Atendé el análisis de Juan Pintos Sumi.

Por @elbuenJuane

La legendaria franquicia verde que busca su décimo octavo campeonato intentó sumar su victoria número 38 de la temporada, pero fueron reprimidos por Jimmy Buttler y Bobby Portis pese a la entrega y nuevo récord de Isaiah Thomas. Resultado final: Celtics 103 – Bulls 104.

Desde el Boston Garden sin Avery Bradley y Jaylen Brown los Celtics llegaban a Chicago para disputar su sexto partido en 9 días, nada de eso fue impedimento para que los de Boston dieran una buena  lucha desde el inicio de juego, que dejó como saldo un encuentro reñido que terminó con la diferencia mínima determinada en una jugada polémica a raíz de un fallo arbitral que dejó de qué hablar.

JUEGO DE DOMADORES Y BESTIAS
Desde el pitazo inicial los Celtics salieron a la pista con la rebeldía de un torero, buscando dominar el juego de los Bulls encarando el aro y apostando a sus hombres interiores. Los Bulls tenían problemas defensivos y no podían frenar al dominicano Al Horford y a Amir Johnson, este último se convertía en un domador y era la pesadilla de los toros con 10 puntos en los primeros 7 minutos de partido. Con ello los Celtics llegaron a una ventaja de 19 a 11.

Los Bulls sacaban a flote su bestialidad y castigaban la dificultad de rebotes de Boston, Robín Lopez anotaba con fluidez las segundas jugadas tras cada rebote ofensivo. Transcurría el juego seductor de toro y torero, del lado de los toreros Gerald Green se encargaba de mantener la ventaja con dos triples, pero tras la entrada de Bobby Portis que tuvo un juego animal los Bulls se acercarían en el marcador. El primer cuarto acabó con un resultado parejo de 22 a 25 a favor de los Celtics.

El segundo se desarrolló de igual manera al primero, los visitantes hacían un mejor juego de baloncesto y mantenían la ventaja, pero un toro brutal llamado Bobby Portis se encargaría de anotar 11 puntos en el segundo parcial, acompañado de Jimmy Butler y McDermott que buscaban embestir a los visitantes.

Del otro lado el pequeño base Isaiah Thomas no se dejaba intimidar por la bestialidad de sus contrincantes y haciendo gala de su virtuosidad lograba un triple para dejar la primera mitad 52 a 58 a favor de los suyos.
      Embed
Thomas busca la anotación. Foto: EFE

¡OLÉ BOSTON! ¡OLÉ CELCTICS!
Tras el retorno de vestuarios los Bulls salieron decididos a aniquilar el juego y en los primeros tres minutos lograron un parcial de 7 – 2 que los dejaba a apenas un punto de los Celtics (59-60).

Al ver el pánico en los ojos de los verdes con la frialdad de un animal Jimmy Butler lanza un triple que daba ventaja a los Bulls luego de estar abajo en casi todo el trámite del partido. Posteriormente los Bulls mantendrían la ventaja hasta el final del cuarto logrando una diferencia de hasta 7 puntos que luego fue reducido por Crowder y Ollynyk. El tercer cuarto terminaría 81 a 78 a favor de los Bulls.

El último cuarto fue una dura lucha de poder. Portis, de noche perfecta con un martillo en la mano daba dolor de cabeza a los duendes de Boston. Un enchufado Kelly Olynyk y el rey de los últimos cuartos que nos tiene acostumbrado a dejarlo todo para el final aparecía para no dejar fácil el trabajo a los anfitriones.
      Embed
Portis haciendo de las suyas. Foto: EFE

Isaiah Thomas mediante latigazos a los Bulls devolvería la ventaja a los Celtics entrando al último minuto de juego. 102 a 103 a favor de los Boston marcaba la pantalla luminosa en el United Center y todos los presentes se comían las uñas.

30 SEGUNDOS PARA LA ESTAMPIDA
Medio minuto y un punto de diferencia separaban el final del juego y la victoria para uno de los dos.
Los Bulls tenían posesión del balón y la oportunidad para ponerse arriba en el marcador, pero una buena defensa de Marcus Smart sobre Jimmy Butler devolvería el balón a los visitantes. Como era de imaginar los Celtics buscaron liquidar el pleito de la mano de Isaiah Thomas, quien tuvo el clutch en sus manos y lanzó un triple sin éxito.

Con 8,4 segundos finales Butler rápidamente ataca la canasta rival sin lograr que el balón bese las redes internas del aro, fue entonces cuando el árbitro observó un contacto leve, casi imperceptible y pita una falta que desataría la ira y la impotencia de los visitantes.
      Embed

Tras la falta los dos tiros libres convertidos darían la ventaja mínima a los Bulls por 104 a 103. A falta de 9 décimas de segundo Horford –el menos indicado- realiza el tiro ganador pero con un lanzamiento malo sentencia el partido. Los Celtics de chaqueta verde caen, se desangran y tiñen de rojo toda su vestimenta. Victoria de los Bulls.

D10 ANALIZA EL JUEGO, EL FALLO ARBITRAL Y SACA DE DUDA LA POLÉMICA
A diferencia del fútbol, en el basketball  el juego no se pierde o gana por una acción en particular, ni por dos, la victoria o la derrota engloba todo lo que ocurre en el trámite del juego, hasta el más mínimo detalle, sean los 40 puntos que puede llegar a concretar una súper estrella o lo que puedan llegar a aportar los suplentes en 5 minutos de juego.

El resultado final del encuentro representa la labor realizada en los 48 minutos de juego de los cuatro cuartos.

Sin lugar a dudas la falta cobrada por el árbitro fue inexistente, un robo clamoroso para los fanáticos de los Celtcis, pese a ello la conclusión del juego y las razones deportivas por las que el equipo de Boston perdió el partido fue la total nulidad en los rebotes y la falta de dominio en la pintura, no por fallo arbitral, que muchas veces perjudican y otras favorecen. Esta vez fue la menor de las razones de la derrota celtica.

Pese a un mal día en los lanzamientos de 3 para Chicago -6 de 25- los Bulls supieron aprovechar la falta de rebotes de los Celtics y movieron el balón eficientemente mediante una buena labor de sus mejores hombres: Rajon Rondo y Jimmy Butler.

Así los Bulls destrozaron a los Celtics en el juego interno, tanto en la ofensiva como en la defensiva, evidenciando la carencia de un jugador defensivo, intimidante en el poste y reboteador en el equipo de Boston.

Buen trabajo de Bobby Portis, que en el partido contra los Toronto Raptors no estuvo muy fino, en la noche de ayer las cosas le fueron bien con 8 aciertos en 13 intentos, alcanzando 19 puntos y 8 rebotes, un suplente versátil cuyo entrenador Hoiberg puede contar para alivianar el trabajo de Mirotic.

A pesar de la derrota, el base estrella que mantiene a los Celtics como segundo mejor equipo del Este, justo antes de partir a New Orleans para disputar su segundo All-Star acaba con 29 puntos, 3 rebotes, 7 asistencias y supera un nuevo récord histórico de la franquicia. Fue su 41º partido consecutivo en el que sumó más de 20 puntos en una noche, superando a John Havlicek (40 partidos entre 1971 y 1972).

Nuevamente Thomas fue el motor ofensivo de los Celtics, aunque a la vez siga siendo el eslabón defensivo más débil en el juego exterior de su entrenador Brad Stevens. Para compensarlo, está Marcus Smart, el especialista en defensa que tuvo un papel protagónico en el final del partido, independientemente al resultado.

A Boston solo le resta ir a descansar, recuperar lesionados y prepararse para la recta final de la temporada.  

CARTELERA ESPECIAL DE HOY EN LAS PANTALLAS DE LA NBA
Con la conclusión del encuentro de ayer la NBA entra en su tradicional semana de All-Star, donde las estrellas del deporte mágico participarán de concursos de domino de balón, triples, volcadas y el show imperdible del domingo en el juego entre las estrellas de la Conferencia del Este contra las estrellas de la Conferencia Oeste.

Hoy a las 23:00 inicia el NBA ALL-STAR RISING CHALLENGE con el Team World vs USA.