Copa Sudamericana martes 20 de septiembre de 2016

Sol empata en el final y buscará la proeza en Medellín

Sol de América mostró mucha entereza en casa y pudo rescatar un empate ante el campeón de América (1-1). La serie queda abierta y el sueño vivo de avanzar a cuartos de final de la Copa Sudamericana.  

Sol de América nunca se amilanó ante Atlético Nacional y logró rescatar un empate in extremis frente al campeón de América en el duelo de ida de los octavos de final de la Copa Sudamericana. El visitante se adelantó por intermedio de John Mosquera, pero Gustavo Velázquez puso las cuentas definitivas en el minuto 89.

En la previa era un compromiso de David contra Goliat, pero en el rectángulo verde el Danzarín mostró mucho amor propio y en el recuento final argumentó incluso un mejor resultado, que no fue por las intervenciones de Armani. Este marcador deja la serie abierta y la proeza de pasar a cuartos de final aún queda a distancia del sueño.

EL PARTIDO. El cuadro paraguayo entró dormido ante el campeón de América y cedió muy temprano la primera conquista. Cuando aún no se escribía gran historia en Villa Elisa, Atlético Nacional se adelantó en el marcador con una conquista de John Mosquera que ajustició desde lejos a un mal colocado Agustín Silva (13 m).

Javier Sanguinetti había alineado por los costados a Luis Amarilla y Yonathan Samaniego, y más arriba a Isaac Díaz y Ernesto Álvarez para tratar de complicar a un equipo muy bien estructurado. El inicio se mecía en poder de los cafeteros, pero el primer aviso había hecho el local con una arremetida de Aquilino Giménez (9 m).

No obstante, la desventaja puso otro fardo en la espalda de los azules. El gol sirvió de despertador. Sol reaccionó y creó algunas aproximaciones en la zona ofensiva. Se vio poco fútbol en el quehacer rebosante de buenas intenciones. En estas circunstancias, el Unicolor se aferró a la pelota parada y pudo igualarlo mediante esta fórmula.   

Un tiro libre que emergió de los botines de Wildo Alonso quebrantó al portero de Atlético Nacional. Después el local jugó apresurado, aunque aún así pudo crear algún barullo con una chilena de Amarilla y un cabezazo casi sin sentido del defensor Gustavo Velázquez.

El equipo verdolaga se mostró tranquilo, seguro de sí mismo, cortó cuando tenía que cortar y fue radical en ataque. A falta de las apariciones más continuadas de Berrío y Borja, Mosquera fue el hombre más peligroso, que estuvo cerca de estirar la ventaja a poco de producirse el descanso.
    
En el segundo tiempo, Sol alzó la presión y activó otra fórmula para intentar plasmar la patriada. Así Isaac Díaz probó de larga distancia, sin suerte. Posteriormente Sanguinetti sacó del opaco partido a Luis Amarilla y mandó a la batalla a Marcos Melgarejo, un hombre más acostumbrado en jugar por los costados.

Atlético Nacional perdió la posesión del balón y Reinaldo Rueda intentó recomponer esa situación con el ingreso de Alejandro Guerra. El cambio no hizo efecto y dio alas a Sol, que apretó por los costados y forzó con la pelota aérea. A los 65', el árbitro pitó penal de Armani, pero fue anulado porque el asistente había cobrado primero posición adelantada del punta chileno.

Sol de América no renunció a su ataque, envalentonado por la pasividad de los visitantes, y forzó la expulsión de Matheus Uribe cuando restaban aún 20 minutos de partido. Pinti Álvarez, que había preocupado con una hermosa chilena, volvió a chocar contra los guantes del portero, y en el rebote Aquilino tiró fuera.

En los últimos minutos, el conjunto paraguayo sufrió de contragolpe cuando puso toda la artillería en la ofensiva. Pero consiguió el premio a un minuto del cierre mediante un cabezazo de Gustavo Velázquez. Merecido por la búsqueda incesante en todo el segundo tiempo, más aún viendo que el rival careció de fuerza ofensiva y conexión de sus líneas.