Torneo Apertura 2017 viernes 17 de febrero de 2017

Trinidense y Luqueño sellan empate con festín de goles

Los Sportivos Trinidense y Luqueño animaron un emotivo y más que entretenido partido en la Arboleda. Muchos goles y buen fútbol fueron los principales protagonistas del inicio de la tercera fecha del Apertura.    

Un doblete de Pablo Zeballos para el Sportivo Luqueño y dos tantos más, autogol de Arnaldo Pereira y golazo, por la jugada, de Nicolás Martínez en Trinidense dieron una cosecha de cuatro alegrías antes del final de la primera mitad.   

En la complementaria, Pedro Arce puso el tercero para el recientemente ascendido conjunto del barrio Santísima Trinidad, pero tiempo después Guido Di Vanni emparejó toda la cuestión (3-3).     

Con el resultado ambos equipos siguen sin conocer el sabor del triunfo en lo que va del año. Juntos comparten una derrota, y un empate. Trinidense suma su segundo punto y Luqueño todavía tiene un partido pendiente.

LA CRÓNICA. Bien temprano en cancha y cuando todavía el sol quemaba Trinidense se puso en ventaja. Luqueño arrancó presionando en el amanecer del partido, pero en la respuesta el local encontró el primero.

No fue por fabricación propia, sino por un autogol de Arnaldo Pereira. En retroceso el centrocampista quiso habilitar al portero Víctor Centurión, pero no hubo coordinación entre compañeros y el balón se metió al arco sin impedimentos. Corrían apenas dos minutos del encuentro deportivo.

No obstante el gol no mermó la presión del Chanchón. Colectivamente la visita tomó el balón y buscó incesantemente el empate.

Así, a los 16' logró su cometido por intermedio de Pablo Zeballos, quien volvió al club para esta temporada. El delantero le puso el sello a la insistencia del equipo que ingresó con camiseta alternativa. Zeballos encontró sólo una oportunidad y no la desaprovechó.       

A los 31' otra vez el mismo volvió a hacer lo que sabe y con ello justificó el fichaje y marcó presencia. Un verdadero golazo de PZ10 que celebró como diciendo: "Aquí estoy yo".   

La clave: Centro desde la izquierda para que Derlis Alegre por derecha la baje al área y de atropellada el zurdo con un bombazo la mande a guardar. Tanto que hasta ahí los adelantaba parcialmente en el tablero.

Los dirigidos por Juan Daniel Cáceres no encontraban la forma de asentarse en cancha, pero una guapeada de Rodrigo Teixeira y una exquisita resolución de Nicolás Martínez emparejaron las cosas (38').

Con la imagen de la pivoteada de Teixeira y el pase aéreo entre líneas que acto seguido se mandó para el posterior festejo de Nico y los hinchas que acompañaron la acción se fue el primer tiempo.  

SEGUNDA ETAPA. En la complementaria el entrenador Héctor Marecos apostó por unos cambios. Alexis Rojas fue por el juvenil Víctor Villalba y Nelsón Romero por Derlis Alegre.

Dichas variantes no se adaptaron al esquema y el Triki creció en su juego. Sobre los 60' sorprendieron saliendo rápido y de la mano de Pedro Arce quien no dudó volvieron a ponerse arriba en el resultado.

El volante ofensivo encaró y en el mano a mano con Víctor Centurión aplicó el dribling, rompió cintura y dejó al portero en el camino. Con el pórtico en blanco convirtió el tercero para los suyos.

Sin embargo todavía había lugar para más. Luqueño reaccionó y nuevamente encontró el empate.

Esta vez de pelota parada. Con la cabeza, Guido Di Vanni conectó un centro cerrado de Vladimir Marín y adentro (71').

Al final y caída la noche todo se redujo un desordenado ida y vuelta de altas revoluciones en el que ninguno pudo sacar diferencia. Tres minutos arriba de los 90' oficiales Éber Aquino decretó el final de un partidazo que quedara por siempre en las retinas de los eufóricos asistentes.


¿Qué te pareció la noticia?
0