Torneo Apertura 2016 domingo 17 de abril de 2016

Un discreto Cerro cae ante Guaraní y cede terreno

En el debut de Gustavo Morínigo, el Ciclón mostró un rendimiento discreto y cayó 4-3 ante Guaraní por la fecha 15 del torneo Apertura. El árbitro cobró tres penales. Dos a favor de Cerro Porteño. Uno inventado por el juez.

Gustavo Morínigo no pudo iniciar el ciclo con pie derecho con Cerro Porteño ya que en su debut fue superado en cancha y derrotado con justicia este domingo en el Defensores del Chaco por parte de Guaraní, que tuvo entre sus filas a un inspirado Néstor Camacho.

El Ciclón se adelantó con un gol de Cecilio Domínguez, pero el conjunto de Arce lo dio vuelta con tantos de Palau, Néstor Camacho, Correa y Eduardo Filippini. Los descuentos fueron marcados por Luís Leal,  ambos desde el punto penal. Uno de ellos inventado por Méndez.

Con este resultado, la escuadra de Barrio Obrero cede terreno en la parte arriba de la tabla de posiciones. Se queda con 23 unidades, en el cuarto lugar de la competencia. Por su parte, el Aurinegro suma su cuarta victoria seguida y acumula 19 puntos, aún lejos de Sol.

EL PARTIDO. Sin mucho espacio, Cerro Porteño se mostró comprimido y poco conectado entre sus líneas a lo largo de los primeros 45 minutos. Gustavo Morínigo ensayó con el juvenil Osmar Alderete en la previa de este compromiso, pero sorprendió con la inclusión de Junior Alonso en el lateral izquierdo.  

Y en esta etapa les costó a los dos equipos elaborar el juego porque hubo muchos raspones en el medio. Jorge Morel, por el lado aborigen, y Marcos Riveros, en el Ciclón, dejaron sus improntas en ese sentido, el primero con mayor énfasis hasta que fue amonestado por falta sobre Cecilio (37 m).

El conjunto aborigen desniveló el pulso después de entrar en ritmo Camacho, el hombre que puso en aprietos a Alonso y a los otros defensores haciendo buenos diagonales por centro o con ataque vertical. A los 8' el volante puso una preciosa habilitación a Correa, defendido a medias por Silva y resuelto por completo por Cañete.

Las buenas sensaciones siguieron para el Indio hasta el minuto 27 cuando Raúl Cáceres llegó a destiempo y cometió penal sobre Darío Ocampo. No obstante, Antony Silva agigantó su figura y contuvo el disparo del uruguayo y evitó que Cerro Porteño remara ya contra la corriente.

El elenco azulgrana remató por primera vez al arco recién a los 25' con Silvio Torales, tapado de forma magistral por Alfredo Aguilar. Cuando lo hizo por segunda ya llegó al gol. Después de un tiro libre de Fabbro, Cecilio Domínguez castigó el rebote largo del portero aborigen pasado el segundo cuarto.  

A este tiempo, Morínigo ya había puesto un hombre con mayor experiencia en su ataque al prescindir de Julio Villalba en detrimento de José Ortigoza. Parecía que el partido estaba en calma, sin riesgos para Cerro, apareció un centro cruzado de Luis de la Cruz y Palau mandó a la red para lograr su reivindicación (38 m).   

En el complemento, Morínigo apostó por un ataque más frontal y mandó a la cancha a Luís Leal en lugar de Fabbro, que hizo un partido discreto como todo el equipo. Porque en el reinicio  incrementó su posesión el equipo de Arce y puso en jaque al fondo azulgrana con un inspirado Néstor Camacho.

Previo al segundo gol, ya Silva salvó el arco ante el disparo colocado de Ocampo y después Iván González, en cancha desde el 53 en lugar de De la Cruz, desperdició la ventaja desde la cabecera del área. Cinco después Camacho no perdonó al ajusticiar con precisión al portero del Ciclón (58 m).

El estratega azulgrana se encomendó a la velocidad de Jorge Rojas, pero Cerro no incomodó la tranquilidad de la zaga aborigen. Sin poder de juego, el Ciclón se mostró huérfano de director de fútbol y en medio del desconcierto se intentó desde larga distancia, como en el caso de Torales a los 80'. Sin éxito.

En el final apeló a lo que salga. Desordenado, apurado, sin lineamientos. En medio de este ambiente, el árbitro inventó un penal sobre Leal, que el propio portugués anotó. En los últimos minutos pudo emparejar Jorge Rojas y de contra sentenció Eduardo Filippini. El último descuento lo volvió a hacer Leal. También desde los doce pasos.